Balneario de Tiermas, engullido por las aguas de un pantano

Triste paradoja la de este balneario, que fue engullido no por las aguas termales que le servían de actividad, sino por las de un pantano, el embalse de Yesa. Está situado en la Alta Zaragoza, en la confluencia de las provincias de Huesca y Zaragoza y ya muy cerca de Navarra. Aunque la mayor parte del tiempo yace bajo las aguas del Mar del Pirineo, como así es conocido debido a sus colosales dimensiones, en épocas de gran estiaje se descubren las ruinas que marcan el lugar donde estuvo ubicado. Entonces surge el milagro y brotan las aguas termales de entre los escombros.

balneario_tiermas_1
La historia del balneario de Tiermas se remonta a los romanos que explotaron este codiciado recurso natural. A su alrededor fue surgiendo un poblado, que siglos más tarde se trasladó a un pueyo* cercano debido a las numerosas guerras con navarros y franceses. En esta incierta etapa las termas tuvieron un hospital y las instalaciones atendían fundamentalmente a los pobres. Una vez superadas las contiendas tras la unificación de España comenzó una etapa de progreso. Los baños pasaron a pertenecer al municipio de Tiermas, y en el siglo XIX fueron arrendados, permitiendo el acceso gratuito a los vecinos de la localidad y a los pobres. Finalmente, ante el lamentable estado de las instalaciones, la villa decidió venderlo a Luis Casals, y posteriormente en 1918 pasó a unos vecinos de Ansó. En esa fecha el balneario contaba con un edificio de tres plantas, la casa alta de los baños, en la cual se encontraban las habitaciones, así como los servicios propios de un hotel. Junto a él estaba el edificio donde se encontraban los cuartos de baño, piscinas y gabinetes hidroterapeúticos. Y adosada estaba la casa baja de los baños, ésta de dos pisos. Completaba el conjunto el hotel Infanta Isabel, de tres plantas. Entre el hotel y el balneario existía un pasadizo de madera para facilitar el paso de los bañistas. Precisamente el hotel tomó el nombre de la Infanta Isabel de Borbón y Borbón, hermana de Alfonso XII, la cual visitó las instalaciones dando mayor renombre a las mismas. En los años 40 este edificio sufrió un incendio y no volvió a reconstruirse. El final de este balneario que llegó a acumular gran esplendor lo puso la construcción del pantano, expropiándose las instalaciones, y cubriéndose por las aguas en 1960, poco tiempo después de cesar su actividad.

*Pueyo: Colina.
antiguo_balneario_tiermas

En la actualidad quedan sólo un montón de ruinas, junto a las surgencias de aguas que manan a 42ºC. Es posible descubrir este lugar cuando las aguas del embalse de Yesa descienden lo suficiente, lo cual sólo ocurre en determinados años y esta situación puede durar unos días o unas semanas a lo sumo. La última vez que allí estuve fue en octubre del año 2012. El paisaje es desolador, casi lunar. Una ladera sin vegetación en la cual yacen las ruinas, con la lámina del embalse amenazando con cubrirlo de nuevo en cuanto vuelvan las lluvias otoñales. El milagro surge del subsuelo, de donde mana un gran caudal de aguas termales. La gente que suele acudir poco a poco va creando pequeñas balsas de poca profundidad para facilitar el baño. De esta manera se aprovecha esta agua que desemboca en las aguas del pantano unos metros más abajo. Un efímero recorrido que depende del nivel del pantano y de los días que permanece al descubierto, pero que es aprovechado por los bañistas al máximo. El agua mana de diferentes puntos de manera natural, una vez inutilizadas las conducciones del balneario. Donde antaño hubo una plaza por donde llegaban los viajeros en carro e incluso en los viejos automotores, ahora mana el agua formando piscinas donde los bañistas disfrutan del baño. Se forma un pequeño río que pasa entre las ruinas del antiguo hotel y balneario. Unos metros más abajo el agua de nuevo se diluye con las frías aguas del pantano, y unos días más tarde todo volverá a desaparecer.

balneario_tiermas_2
En la actualidad se están llevando a cabo las obras de ampliación de recrecimiento de Yesa, polémicas debido al empeño de la administración de llevarlas a cabo con la justificación de que es la ampliación y consolidación de riegos así como el abastecimiento de agua a Zaragoza capital. Sin embargo su coste es elevadísimo, y aumenta día a día debido a las dificultades técnicas de construcción de la presa sobre unas laderas inestables y que crean un riesgo de seguridad inasumible. Con la obra terminada subiría la cota del pantano y los restos del balneario quedarían sumergidos posiblemente ta cutio*. Los antiguos vecinos de Tiermas hace tiempo que han solicitado la reversión de sus propiedades. Sin embargo se da la circunstancia de que en el año 1982 el vecino pueblo de Sigüés compró el pueblo por una cantidad ridícula, 3.754.250 pesetas, que consiguió de una subvención de la Diputación Provincial de Zaragoza. Tiene un proyecto de recuperación del pueblo de Tiermas, el cual incluye la utilización de las aguas termales gracias a una conducción desde el fondo del pantano hasta el pueblo. A pesar de que lleva años medio paralizado, éste sirve de impedimento para la posible devolución de las propiedades a sus legítimos herederos. Otra triste paradoja más que junto a la del balneario habla de la historia reciente de una próspera y prestigiosa localidad zaragozana que se truncó por la construcción del embalse de Yesa. Con ello se dio la vida a las Cinco Villas con la construcción de nuevos regadíos y pueblos de colonización. Y se la quitó a la Canal de Berdún, expropiando y obligando a marcharse a vecinos de Escó, Ruesta y Tiermas, e hipotecando el desarrollo de parte de la comarca de la Jacetania.

*Pa cutio: Para siempre.
Anuncios

Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País, los ilustrados aragoneses en el olvido

En una de mis aventuras urbanas visité una exposición en Zaragoza en la que aprendí muchas cosas que desconocía sobre mi tierra. Lo que en un principio parecía un catálogo de obras de arte de diferentes estilos se convirtió en un apasionante viaje al pasado reciente de Aragón. Como fruto de mi visita también pude extraer paralelismos muy interesantes con la situación actual. Tras descubrir la revolución social y económica llevada a cabo por sus impulsores en aquella época queda de manifiesto que hoy en día necesitamos gente como aquella, con una verdadera implicación para levantar Aragón. La Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País se fundó el 1 de marzo de 1776. Nació bajo el influjo de la Ilustración y su objetivo era claro: fomentar el conocimiento y el desarrollo de las fuentes de riqueza de Aragón. Este grupo de personas que se dedicó en cuerpo y alma a esta ingente labor tenía un claro sentido patriótico. Y así quedó reflejado en su escudo, en el cual aparece en el espacio central el legendario árbol del Sobrarbe donde figura su lema “Florece fomentando”.

escudo_realsociedad
Sus creadores no eran exclusivamente gente de la nobleza, ya que apenas suponía el 11% de sus miembros fundacionales. En ella había principalmente clérigos, funcionarios y profesionales liberales que trabajaron en los diferentes aspectos de la economía. Su ámbito de actuación era el territorio aragonés, y no solamente la capital aragonesa, ya que sólo un tercio de sus fundadores vivían en Zaragoza. Un grupo de ilustrados que se puso a trabajar a fondo con el fin de sacar a Aragón del retraso que padecía, esquivando la desigualdad social que imperaba en la época. Entre los que formaron parte de esta sociedad estaban Francisco de Goya (ilustre pintor aragonés), Francisco Loscos (farmacéutico turolense clave en la botánica europea del siglo XIX), Florencio Jardiel (impulsor de numerosos y variados proyectos), Josefa Amar y Borbón (feminista adelantada a su época) o Ramón de Pignatelli (uno de los aragoneses más importantes del siglo XVIII, artífice del Canal Imperial de Aragón e impulsor de la plaza de toros de Zaragoza, y con ella el Hospicio Pignatelli y la Real Casa de Misericordia). Y de esta manera llega el primer paralelismo con la actualidad, ya que éste podría compararse con el movimiento ciudadano que ha surgido en nuestros días. Sus enemigos fueron el poder establecido de los gobernantes de la época, que nada tenía que ver el sistema democrático actual, pero que de igual manera estaba muy alejado de la realidad social. Y cómo no la Iglesia Católica, que tan reacia ha sido siempre a los cambios y entonces a la pérdida de su poder dentro de aquella sociedad. Ahora la situación económica es igualmente preocupante y desigual en la sociedad, y los enemigos no son otros que algunos de nuestros políticos, los cuales se agafan* a su cargo, sueldo y privilegios, dejando de lado su verdadera vocación de servicio a la sociedad.

*Agafar: Aferrar.

canal_imperial_aragon

La Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País se rodeó de gente experta y muy implicada. En los 32 primeros años de existencia sus socios celebraron 1.565 reuniones de trabajo, una muestra de su compromiso con la sociedad aragonesa. Una de sus primeras labores fue realizar documentos exhaustivos de la situación económica real de múltiples lugares de la geografía aragonesa para comenzar a diseñar las líneas de actuación. Como la mentalidad económica no era un saber que se enseñara todavía en la universidad crearon entre los años 1778 y 1785 escuelas de agricultura, matemáticas, economía civil y comercio (la primera de España), dibujo, flores a mano, filosofía moral y derecho público. En el año 1792 impulsaron la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis. Y en 1800 el Real Montepío de Labradores del Arzobispado de Zaragoza.
El trabajo desarrollado por esta sociedad fue amplísimo y apenas conocido. En el terreno agrícola, a través de su escuela, publicaron libros y folletos para los agricultores con el objeto de mejorar la producción, enseñándoles nuevas técnicas y recomendando los cultivos más adecuados a sus tierras. También publicaron instrucciones para mejorar el vino y desarrollaron nuevas técnicas para la depuración del aceite de oliva. Apoyaron la construcción del Canal Imperial de Aragón, como obra fundamental para el desarrollo de regadíos en la margen derecha del río Ebro. Respecto a la industria impulsaron nuevos sistemas de obtención de acero, así como mejores técnicas de hilado de seda. Y trabajaron también para fomentar la mejora de comunicaciones, básicas para desarrollar el comercio y las exportaciones, entre ellas la conexión ferroviaria con Francia a través del túnel de Canfranc. Un trabajo altruista y comprometido con su tierra, que ahora desarrollan nuestras instituciones, un nuevo paralelismo con la actualidad. La social siempre fue una de las líneas de trabajo fundamentales y trabajaron por reducir la pobreza creando una Junta de Caridad que canalizaba las limosnas, abrieron escuelas que daban pequeñas cantidades de dinero a los hijos ofreciendo además trabajos a las mujeres de los jornaleros. También se dedicaron a analizar manantiales de aguas minerales y se construyó un jardín botánico en Zaragoza donde se cultivaban plantas medicinales.

estacioncanfranc
Pero su capacidad como motor de desarrollo no sólo quedó aquí. En el año 1876 la sociedad creó la Caja de Ahorros y Monte de Piedad. Su objetivo era el préstamo de créditos con el fin de empentar* el desarrollo de la sociedad. La heredera a día de hoy de aquella caja es Ibercaja, que aunque tenga el mismo objetivo que en su origen, está muy alejada del beneficio social con el que se creó el Monte de Piedad. En la actualidad, como el resto de entidades bancarias sólo se preocupan por su beneficio empresarial, recortando su obra social día tras día. Además muchas de sus acciones sociales les permiten efectuar desgravaciones tributarias muy sustanciosas. Otro paralelismo más entre uno de los logros de la Real Sociedad Económica de Amigos del País y nuestros días. También organizaron dos exposiciones en Zaragoza, en 1868 y 1885, con el fin de ofrecer una visión industrial y agrícola de la ciudad. Participaron en la Exposición Hispano-Francesa de 1908 en conmemoración del centenario de los Sitios de Zaragoza, y que además sirvió para divulgar el progreso económico de la región aragonesa. Y en el año 1934 promovieron la creación de la Feria de Muestras de Zaragoza, que en el año 1941 materializó un espacio ferial propio frente al parque José Antonio Labordeta.

*Empentar: Impulsar.

camara_comercio_zaragozaEs imposible resumir en unas pocas líneas la trayectoria de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País y su influencia sobre la economía aragonesa desde su creación. Mucho les debemos a aquellos ilustrados que pusieron todo su empeño en mejorar nuestra sociedad, y que apenas han tenido como reconocimiento la medalla de las Cortes de Aragón. Merecen un máximo reconocimiento a nivel social y la organización la exposición que visité supone un granito de arena, aunque sería necesario mucho más para dignificar y reconocer su labor por parte de las instituciones aragonesas.