El campo de concentración de San Juan de Mozarrifar

Hace poco decidí dar un paseo por San Juan de Mozarrifar, en busca de los restos de un episodio negro en su historia. Este barrio zaragozano está situado a unos ocho kilómetros de Zaragoza. Surgió tras la reconquista como un asentamiento de la Orden de San Juan de Jerusalén. En su primera mención documental que data del año 1204 aparece nombrado como Mecarrifal, de clara procedencia árabe. Estas tierras fueron habitadas por musulmanes, los cuales dejaron como herencia los sistemas de regadíos todavía hoy en funcionamiento. En el primer documento ya se hablaba de una iglesia, con viviendas diseminadas en el campo conocidas como torres. A partir de los años cincuenta el barrio sufre un cambio urbanístico notable. La construcción de la nueva iglesia en el año 1955 sirve de polo de atracción para la ampliación del casco urbano. En la actualidad aglutina a unas dos mil quinientas personas debido al boom residencial de las últimas décadas.

Su economía se ha basado desde siempre en la agricultura, gracias a la fertilidad y facilidad de riego de sus tierras. Pero también la industria ha sido determinante en su historia. Contó la localidad con cuatro tejerías, siendo la de Almorín y Gabás la más importante y manteniendo su actividad hasta los años 70. Junto a ella estuvo la papelera de Las Navas, que cerró en los años 20. Este sector industrial, muy próximo al casco urbano, se reactivó en los años sesenta con la construcción del polígono industrial de Las Navas, instalándose unas cuarenta pequeñas empresas alojadas en naves.

iglesia_sanjuanmozarrifar

Su epicentro es la plaza España, donde se concentran buena parte de los servicios y comercios de este barrio zaragozano. Avanzando por la calle del Comercio, antes de abandonar la localidad, a la derecha se accede al polígono de las Navas. Varias calles con naves industriales ubicadas de una manera desordenada y con un aspecto en clara decadencia van apegando* un ambiente mucho más oscuro. Mi objetivo era conocer lo que quedaba del antiguo campo de concentración que aquí hubo.

*Apegar: Contagiar.poligonoindustrialnavas

Su historia se remonta al desmantelamiento de la papelera de las Navas, cuyas instalaciones fueron acondicionadas como cuartel para un batallón de tropas italianas.  Con la toma del norte de España por las tropas franquistas, hubo un aumento de presos de guerra que no podía asumir el campo de concentración emplazado en el Acuartelamiento de San Gregorio. En enero de 1938 se decide crear este nuevo campo de concentración. Aquí llegaron presos republicanos procedentes de la batalla de Teruel, batalla del Ebro y conquista de Cataluña hacinados en vagones de bistiar* sin ventilación ni luz, que eran trasladados por la noche. En ese mismo año ya estaba preparado para albergar 3.000 presos, pero seguro que hubo muchos más debido a las intensas campañas militares en toda la península. Las mudas paredes de estos edificios seguro que pueden contar innumerables historias y vivencias de unos presos producto de la represión durante la Guerra Civil. Su único delito fue pertenecer al bando opuesto al dictador Francisco Franco. Estas instalaciones estuvieron en activo desde 1938 hasta finales de 1943, pasando por aquí miles de personas que vivieron en penosas condiciones. Después se mantuvo un acuartelamiento, y más tarde todo quedó en el olvido. Sin embargo todas las personas que estuvieron aquí no olvidaron nunca su estancia en este lugar.

*Bistiar: Ganado.

edificio_papeleranavas

Se trata de un edificio fácil de localizar, de cuatro plantas, en la calle de la Torre del Rosario. Después de haber leído el libro “El campo de concentración de San Juan de Mozarrifar” del autor Ramón F. Ortiz, y de imaginar lo que se vivió en este espacio la sensación no es nada agradable. Me encontraba dentro del antiguo recinto, el cual estuvo delimitado por un tapia de ladrillo y alambradas. De los nueve edificios aproximadamente con los que contó, todavía se conservan dos de ellos alineados en la calle. El edificio principal cuenta con cuatro plantas, y amplios ventanales en los pisos centrales. En la planta baja estaba la enfermería y en la más alta las celdas. El resto de las instalaciones contaba con amplias salas donde se agolpaban los reclusos, que dormían en el suelo. Alineado en la misma calle se conserva otro de menor altura, que servía como vivienda a los capitanes. A pesar del paso del tiempo ambos edificios conservan su antigua fisonomía, aunque su interior fue reformado para uso industrial y como viviendas eliminando las huellas de su función carcelaria. Sin embargo su actual estado no hace sino recordar los tristes hechos que aquí se vivieron durante el siglo pasado.

fachada_papeleranavas

Anuncios

12 comentarios en “El campo de concentración de San Juan de Mozarrifar

  1. Me ha impactado el ver estas fotografías y la historia relatada.
    Yo tengo un gran, no grato, recuerdo. Aquí y cuando tenia 5 (cinco) años conocí y bese por primera vea a MI PADRE, prisionero de guerra y no asesino como nos los han querido presentar. Algo de historia tengo sobre el lugar. Hoy lo recuerdo con el cariño de haber conocido a mi padre y haberlo besado. Un grato saludo.

  2. Yo jugué varias veces en el interior del edificio y durante algún juego llegamos a ver armas y papeles abandonados,yo viví muy cerca del emplazamiento , llegue a conocer a el sr.Almorín , dueño de la propiedad hasta su muerte y escuché innumerables y a veces desgarradoras historias de guerra y prisioneros narradas en la cadiera por mi temerosa y centenaria abuela.Cuando yo contaba la existencia del campo,que lindaba con la propiedad de mi padre,ni siquiera creían que hubiera habido campos de concentración en España.Siempre he creído que debería preservarse esta zona por su interés histórico y también espero que se estudie con la importancia que debería hacerse. Gracias a tu artículo que me he transportado a mi cálida y dura niñez.

  3. Tengo un libro de Ramón Ortiz Abril (Buen escritor y amigo) titulado ” El campo de concentración de San Juan de Mozarrifar”. Es muy interesante, instructivo y tiene todos los valores que debe de tener una persona. Si te interesa te pondré en contacto con El Autor. Mi dirección de correo la tienes. Un abraza Chuse.

    • Te agradezco tu ofrecimiento, pero tuve ya la oportunidad de hablar con el autor del libro, además de leer su libro. Aparte de una agradable conversación con él le solicité su autorización para extraer y publicar información de su libro a lo que gustosamente accedió.
      Esprisións Chorche.

  4. Hola, mi abuelo estuvo en este lugar, y me gustaría que me aportaran toda la información o sitios donde pudiera informarme de las personas que estuvieron allí recluidas.
    Mi abuelo se llamaba Alfonso Alameda Rodriguez si conoceis el paradero de sus papeles o el lugar donde se llevaron los archivos os lo agradezco. Estuvo en el 1942 en la enfermería es lo ultimo que sabemos.
    Por otro lado existe un libro llamado así, me gustaría que me indicaran donde poder comprarle.
    Muchas gracias.
    Jacinto

    • Hola Jacinto:
      Para preparar este artículo me documenté exclusivamente a través del mencionado libro. Yo lo tomé prestado en la biblioteca municipal de San Juan de Mozarrifar. Pero también está a la venta. En internet lo he encontrado por ejemplo en la Librería Cálamo de Zaragoza, en el siguiente enlace.
      http://libreriacalamo.com/libro.php?cod=261579
      Si necesitarás más información sobre el autor me la puedes solicitar por correo electrónico trucanos@joreate.com

      Esprisións Chorche

      • Gracias por la información. Y de los archivos de los presos sabéis algo? donde se llevaron o el lugar donde se archivaron. voy a probar suerte con el libro.
        Saludos

      • Mi padre estuvo allí. Se llamaba Gregorio Bienzobas Montellez, está en la relación del libro que se comenta. Yo le dí el primer beso a través de unas rejas (Tenia 5 años).Si puedo ayudar aquí estoy.

  5. Soy nacido y vivo en San Juan de Mozarrifar, concretamente a unos 200 metros del Campo de Concentración y mi familia también. Mis abuelos (ya fallecidos) contaban historias desgarradoras que aún hoy al recordar te producen un nudo en el estómago. Tengo el libro de Ramón Ortíz Abril el cuál me parece un trabajo excelente y de gran valor. Una vez leído y paseando por el recinto de lo que queda del Campo es como si vieses con el subconsciente escenas que ahí se produjeron.

  6. Yo vivi cuando era cuartel, incluso hice la primra comunion en la iglesia vieja,enla historia de este campo nunca se nombra, a la persona que estaba alli como o representate de la empresa propietaria de la pappelera , esta persona era un gurda jurado con placa y convivio con los reclusos,incluso alguna vez tubo algun altercado co algun militar.
    Esta persona era mi abuelo.
    Jose mº ojeda
    josemariojrda@yahoo.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s