Jánovas, un barco a punto de zarpar

Poco o poco Jánovas va preparando todo para su segunda vida. Un barco cuyas velas fueron destruidas y pisoteadas durante las últimas décadas y que están reconstruyendo sus vecinos con mucha ilusión. Demasiado tiempo ha costado llegar a esta situación, gracias al empeño de la administración. Y a día de hoy todavía hay muchas amarras que impiden que el barco navegue, pero seguro que llegará ese día. Más de medio siglo de negra historia para un pueblo próspero, que casi llegó a hacerlo desaparecer como muchos otros de nuestra geografía aragonesa. Pero volverá de nuevo la vida. Será un punto y aparte en su historia, pero todo será ya pasado y los niños volverán a correr por las calles de Jánovas, la gente acudirá a tomar su café al centro social todas las tardes, la iglesia de San Miguel bandiará* sus campanas, los hortelanos cuidarán sus huertos regados con las aguas del Ara y una suave brisa mecerá las espigas del trigo de sus campos. Entonces Jánovas será un pueblo vivo, con la misma vitalidad que tuvo un siglo antes. Un barco que de nuevo podrá navegar libremente junto al río Ara, con ilusiones renovadas.

*Bandiar: Voltear.

La historia se remonta a los años cincuenta, cuando fue elaborado un proyecto para construir un gran embalse en el valle del río Ara. En ese momento se quebró el futuro de buena parte de la cuenca del río. El agua anegaría según los planos Jánovas, Lavelilla y Lacort, pero afectaría a muchos otros pueblos de los alrededores. Más concretamente al valle de La Solana cuyo acceso natural se vería truncado por las aguas del pantano. En los años 60 comenzaron las expropiaciones forzosas de las 150 familias que vivían en Jánovas, Lavelilla y Lacort. Pero también la compra progresiva del resto de tierras y casas de los pueblos de La Solana, que también quedó prácticamente deshabitada. En Jánovas, el pueblo más grande y capital de la ribera del Ara, muchos resistieron. Ante la negativa, la administración no tuvo reparos en dinamitar las casas vacías como medida de presión. Todo ello sin tomar ninguna medida de seguridad y todavía con muchas familias residiendo en el pueblo. El 4 de febrero de 1966 tuvo lugar uno de los hechos más tristes y humillantes. La escuela no podía cerrarse mientras hubiera niños, ya que así lo determinó la inspección provincial de Huesca. Sin embargo ese día un operario de Iberduero, la empresa concesionaria para la obra del pantano, escatumbó*  la puerta, sacó a la maestra de los pelos y echó a los niños a patadas. A partir de ese momento la resistencia se hizo muy difícil. La empresa seguía dinamitando casas, destrozando campos, destruyendo acequias y talando árboles frutales. Finalmente cortó también el agua y la luz. Mientras tanto se daba la paradoja de que las obras de la presa no habían comenzado todavía. Pero dos vecinos del pueblo aguantaron estoicamente esta situación durante más de veinte años. Emilio Garcés y Francisca Castillo sufrieron en sus carnes el acoso durante todo este tiempo, pero en el año 1984 se vieron obligados a abandonar su hogar.

*Escatumbar: Derribar.

Comenzó entonces una etapa en la que se abrió una puerta a la esperanza. La gente salió a la calle, los ecologistas se movilizaron y se iniciaron demandas judiciales. Con la nueva normativa europea la administración se vio obligada a realizar un informe de impacto ambiental del proyecto en el año 2001. El resultado del mismo fue negativo, como no podía ser de otra forma. Finalmente y tras mucha demora el proyecto fue desestimado oficialmente en el año 2005. Tres años después el Ministerio de Medio Ambiente publicó la extinción de las concesiones de saltos hidroeléctricos en los ríos Ara y Cinca ligadas a la ejecución de la presa de Jánovas. La administración no ha actuado con la intención de reparar el daño moral y económico sufrido durante este tiempo. No ha agilizado lo más mínimo el proceso burocrático en la reversión de propiedades. Además tanto Endesa, la actual concesionaria y propietaria, como la Confederación Hidrográfica del Ebro solicitaron en la recompra de sus propiedades a los herederos el precio de la expropiación actualizando el IPC, es decir más de 30 veces lo que recibieron. Al final han pagado unas cuatro veces la indemnización, pero a cambio de unas ruinas, y no de su casa tal cual la dejaron. Más de cincuenta años de vidas truncadas y ahora los que quieren volver deben empezar de cero.

Buena parte de las personas que sufrieron toda esta pesadilla desgraciadamente no volverán a ver su pueblo reconstruido. Ni siquiera esa emblemática pareja que aguantó hasta el final. Emilio falleció en septiembre de 2011 cuando todavía no había comenzado la recuperación del pueblo. Su mujer, Francisca, nos dejó en julio de 2019. Ella si que pudo ver casi terminada la Casa Castillo. Sin embargo se fue sin saber qué significaba la palabra justicia. Ella decía que no entendía esta situación y que sólo esperaba que alguien le pidiera perdón pero no lo consiguió. Pero algunos antiguos vecinos, sus hijos o nietos siguen pacientes y resignados esperando poder volver a su pueblo, a su casa. En todo este tiempo las actuaciones en Jánovas han sido de poco calado. Aún así los vecinos han ido realizando pequeñas obras. Hace años fue recuperada la fuente. Y en los últimos años ha sido reconstruido por completo el edificio de las antiguas escuelas. Se ha convertido en el emblema de la recuperación de Jánovas, la Casa del Pueblo. Un gran edificio de tres plantas, que sirve de lugar de reunión en un pueblo todavía en ruinas. Recuperado con la ilusión y el esfuerzo de todos aquellos que creen en un Jánovas vivo. Y con el aporte económico de sus bolsillos, y de una subvención de la Diputación Provincial de Huesca. El humo saliendo por su chaminera es un motivo más de esperanza, como símbolo de la vida en el pueblo. Y también ha sido recuperado el antiguo horno, situado muy cerca.

Y mientras tanto la administración central ha dilatado excesivamente y sin compasión el proceso de reversión. Entre los tres pueblos afectados fueron 127 las familias que solicitaron la devolución de sus propiedades. Tras muchos años el 92% ya han terminado con la tramitación y son de nuevo suyas. En el caso de Jánovas prácticamente todos los solicitantes ya han conseguido la reversión, pero sin embargo buena parte de ellos están a la espera de la mejora de las condiciones del pueblo, para poder realizar las obras de una manera más fácil y económica. A día de hoy tan sólo cuatro edificios están recuperados o en obras. El primero de ellos fue la Casa del Pueblo. A otra de las viviendas, situada fuera del casco urbano, ha llegado la vida después de su finalización. Es la primera en ser habitada tras este triste episodio; se trata de la Casa Frechín. En la entrada del pueblo está Casa Agustín, con las fachadas de piedra terminadas, en las que se ha reproducido fielmente su aspecto exterior respetando los vanos, y en breve se espera realizar la cubierta. Al final del pueblo está Casa Castillo. Se trata de uno de los hijos de la pareja que se mantuvo en el pueblo hasta el final. La casa ya está prácticamente terminada. En otras se han llevado las tareas de desescombro previas a las obras. En concreto se espera que en unos meses puedan comenzar las obras en Casa Garcés y Casa Piquero. Se trata de dos inmuebles situados anexos, situados en el arranque de la calle San Sebastián en esquina con la calle San Roque, la calle que aglutina la mayor actividad en cuanto a la recuperación del núcleo. También parece que los descendientes de Casa Alsegot puedan comenzar en breve las obras. Otros ya piensan en levantar de nuevo las casas de sus familias, constituyendo el momento más esperanzador en toda esta historia.

Por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro se han llevado a cabo las obras en el cauce del Ara para eliminar la atavía. Se trataba del desvío del cauce para la construcción de la presa que nunca se llegó a levantar. Ahora el río discurre por donde siempre había ido. Para estas obras, todavía sin terminar, se construyó un vado provisional que permite el acceso al pueblo desde la carretera nacional que une Fiscal con Boltaña. Afortunadamente los actuales representantes de las administraciones afectadas deben sentir vergüenza de las actuaciones de sus predecesores. En el caso de este vado se permite el uso por parte de los vecinos, siendo el mejor acceso actual, imprescindible para llevar a cabo todas las actuaciones. Y no parece que se vayan a terminar las obras de la atavía, lo que supondría la desaparición de este paso. Una complicidad de la administración con los vecinos, como un pequeño detalle que pueda compensar el daño sufrido.

Todavía queda esperar para que Jánovas cuente con una carretera de acceso. A quinientos metros de distancia discurre la carretera nacional N-260. El eje pirenaico tiene acondicionados los tramos entre Sabiñánigo y Fiscal, y entre Boltaña y Campo. Sin embargo el tramo en torno a Jánovas es una precaria carretera, estrecha y con abundante tráfico. Éste es otro de los perjuicios que ha sufrido el valle, una carretera sin acondicionar durante décadas, y siempre a la espera de un pantano que nunca se llegó a hacer. El actual acceso al pueblo es lamentable. Una pista en malas condiciones que une la carretera nacional con el vado provisional, y que en alguna ocasión el río Ara ha blincado. La administración central todavía no ha compensado a Jánovas, y eso que ella ha sido la única responsable de todo el daño. Y mientras la autonómica se compromete con algunos parches como el acondicionamiento de la pista forestal que sirve de acceso a Jánovas desde San Felices, de acceso más largo y complicado al casco urbano, presupuestada por un importe de 180.000. Por parte de Fomento ya ha sido aprobado el estudio de impacto medioambiental de la mejora de este tramo de la nacional de 12,7 kilómetros, cinco años después de que fuera tumbado el anterior. Las obras costarán 57 millones de euros e incluyen un túnel de 1.740 metros que salvará el congosto de Jánovas. Si para el año 2022 se terminan las obras como está previsto, el nuevo acceso partirá de una intersección situada cerca de Lavelilla y cruzará el río Ara por un lugar que permite construir un puente que cumpla con las condiciones de seguridad, aguas arriba del actual vado. Pero este ramal de acceso deberá ser realizado por la administración autonómica, otro problema más que puede alargar más en el tiempo la precaria situación.

El 19 de diciembre de 2017 será recordado como una fecha muy importante en la recuperación del pueblo. Ese día se firmó el convenio entre Endesa y el ayuntamiento de Fiscal, en el cual se traspasaron los activos de los núcleos de Albella, Jánovas, Burgasé, Lacort, Lavelilla, Fiscal, San Felices-Santa Olaria, de la cual el ayuntamiento de Fiscal es su sucesor. Se trata del patrimonio afectado por la construcción del embalse de Jánovas que corresponde a 186 hectáreas de suelo rústico, 23.000 metros cuadrados de superficie urbana y más de 60 inmuebles, entre los que están las antiguas escuelas, el puente colgante sobre el río Ara, viales, calles, plazas, fuentes y abrevaderos. Por ello deberá pagar 50.000 euros a Endesa. Es lamentable que después de tanto daño a lo largo de todas estas décadas, y del abandono de todo este patrimonio se le haga pagar por ello al ayuntamiento de Fiscal. Pero por lo menos se libera de la propiedad a la hidroeléctrica y se facilita la recuperación de todas estas propiedades. Una de ellas como es el caso de las escuelas de Jánovas ya rehabilitadas por los propios vecinos.

Pero la piedra angular de la reconstrucción del pueblo es la restitución de la zona afectada por el fallido pantano por parte de la administración central con la redacción del Plan de Desarrollo Sostenible. Las inversiones incluidas en este gran proyecto servirían para dotar a las poblaciones de Jánovas, Lavelilla y Lacort de accesos por carretera, urbanización y dotación de servicios como iluminación, vertido y depuración, además de restauración del patrimonio histórico y cultural. Sin embargo tras las alegaciones presentadas por algunos vecinos más críticos el Gobierno central ha decidido continuar con el procedimiento ordinario lo que supone posponer las actuaciones hasta el año 2028. El ayuntamiento de Fiscal recurrió la sentencia por considerarla injusta e injustificada, pero fue desestimada. De nuevo queda de manifiesto que el Estado español, el único responsable de la destrucción del pueblo, sigue sin comprometerse con la recuperación.

Ello supone un duro revés para Jánovas, pero no la paralización del proyecto. Los vecinos llevan años movilizados para agilizar y adelantar la acometida de la luz, fundamental para facilitar las obras en el pueblo, y para acercar la llegada de la vida al pueblo. De esta manera el gobierno autonómico en 2017 asumió con 100.000 euros la traída de la línea de media tensión. Tras más de cincuenta años de oscuridad, ha llegado la luz a Jánovas. La celebración de las fiestas en honor a San Miguel de 2018 fue otro motivo más para la esperanza, con una ilusión renovada día a día. La luz ha vuelto a iluminar las calles, y las viviendas todavía en obras. Todavía queda mucho por hacer, pero menos.

En cuanto a la acometida del agua potable, los propios vecinos fueron los que realizaron las obras. Mediante la captación de un manantial y la construcción de un pequeño depósito de 1.000 litros, el suministro para la Casa del Pueblo y las viviendas ya es insuficiente y se plantean ellos mismos ampliar el depósito. Otro gesto de compromiso por parte del ente autonómico ha sido otra partida sufragada por el Departamento de Vertebración del Territorio. Con la subvención se han llevando a cabo obras de hormigonado en la calle San Roque y zonas limítrofes, previas a la futura urbanización cuando estén terminadas las fachadas de las calles, y se les pueda devolver el aspecto empedrado que tuvieron de siempre. Con ello se ha realizado el vertido y permitirá la conexión de los edificios del entorno. Pero es necesaria la construcción de la estación depuradora para las aguas residuales, ya que en la actualidad se utilizan pozos ciegos. Queda de manifiesto que el empeño de los vecinos puede más que las trabas que pone la administración central a la recuperación de Jánovas.

La voz cantante la siguen llevando los vecinos, que en 2015 crearon la Fundación San Miguel de Jánovas, como un instrumento de presión para recuperar la iglesia parroquial y que ha servido para agilizar las obras que se van ejecutando gracias a las pequeñas partidas de la administración. El nombre de la fundación se toma de la iglesia, la cual también está igualmente abandonada a su suerte aunque estructuralmente en pie. Sin embargo la sorpresa llegó a finales de 2018 ya que la empresa hidroeléctrica con fondos propios consolidó una pared, tejado y campanario, gracias a la solicitud por parte de los vecinos. Después será preciso buscar la partida económica para rehabilitarla por completo, pero de momento se evitará su deterioro. Y la portada que fue arrancada sigue todavía en la localidad de Fiscal, que esperemos que cuanto antes se vuelva a recolocar en su lugar de origen. Así como la campana, que fue trasladada a la iglesia de Guaso.

Todavía quedan muchas cosas por hacer, pero la vida en Jánovas poco a poco vuelve. En junio de 2019 tuvo lugar la primera edición del festival Jánovas Insumergible, una cita cultural y lúdica que pretende ser un nuevo acicate para la vida social de pueblo y que recogió fondos para continuar con las obras. Y este verano la actividad ha sido frenética, con la Casa del Pueblo abierta de par en par a todos los visitantes ofreciendo un lugar donde tomar un refresco, un puesto de venta de objetos para sufragar gastos e incluso una exposición de obras en las que se reproducía detalles de la arquitectura popular.

Una historia que parece interminable, pero la esperanza no se pierde y hay muchas ilusiones depositadas en que vuelva la vida a Jánovas, y que al fin se haga justicia.

Anuncios

Esconjuraderos, lugares donde ahuyentar tormentas

En los Pirineos hay numerosos espacios destinados a un fin común: ahuyentar las tronadas*. Se trata de un curioso aspecto de la cultura y tradiciones pirenaicas. Una tormenta, con lluvia intensa, granizo, vientos huracanados y con impacto de rayos, podían en tan sólo unos minutos afectar seriamente a los cultivos, el ganado, la casa o incluso a las propias personas. Haciendas que había costado mucho trabajo conseguir y que eran imprescindibles para el sostenimiento de la economía rural.
*Tronada:Tormenta.

Para defenderse de las inclemencias del tiempo se recurría a las creencias populares. Había rituales no sólo para defenderse de las afecciones meteorológicas, sino también de todo tipo de fuerzas consideradas sobrenaturales que afectaban a la supervivencia y la salud. El Museo de Creencias y Religiosidad Popular del Pirineo Central, ubicado en Abizanda, ofrece un amplio recorrido por el complejo mundo de la magia y la superstición, que después fue incluido en la religión cristiana. En sus instalaciones muestra amuletos utilizados para proteger la casa, el individuo y la comunidad, así como los ganados y los campos. Ejemplos conocidos son los espantabrujas, situados en la parte alta de las chimeneas, o los cardos y patas de animales colocados en las puertas de las casas.
Desde tiempos ancestrales hubo personas con poderes especiales que con sus conjuros eran capaces de que las tormentas se alejaran de la población a la que debían proteger. Su poder podía llegar a controlar el lugar donde descargar todo su potencial. Estas tradiciones de origen pagano que tenían por objeto el control de la naturaleza por parte del ser humano fueron cristianizadas poco a poco por la Iglesia, incorporándose a la liturgia católica. La oración y los conjuros eran las únicas herramientas para luchar contra los efectos devastadores del tiempo. A pesar del desarrollo de la ciencia, en la actualidad el hombre no ha sido capaz de controlar eficazmente sus efectos, aunque sí predecirlas con cierta precisión.

Tradicionalmente se repicaban las campanas para combatir las tormentas. Todos los campanarios solían contar con una campana dedicada a Santa Bárbara, abogada contra las tormentas. A partir del siglo XVI ya aparecen documentados los esconjuros practicados en los pórticos, ventanas o campanarios de las iglesias. Entre los siglos XVI y XVII surgieron además pequeñas construcciones cubiertas desligadas de ellas, pero a escasa distancia. Su función era celebrar los rituales para ahuyentar las tormentas, aunque también las plagas y otros peligros para las cosechas. Su ubicación ofrecía amplias panorámicas desde donde los sacerdotes practicaban los conjuros.

En Aragón, y en concreto en la comarca del Sobrarbe se concentra la mayor parte de estas construcciones. Aquí son conocidas con el nombre esconjuraderos, que deriva del término aragonés esconchurar o esconjurar*. También hay algunos ejemplos en Cataluña llamados comunidors, con similares funciones. Y puede encontrarse algún ejemplo en la vertiente francesa.
*Esconjurar: Conjurar.

En cuanto a su tipología, los esconjuraderos aragoneses son pequeñas construcciones de planta cuadrada por lo general, con vanos de medio punto abiertos a los cuatro puntos cardinales. Fueron construidos en mampostería y piedra en los arcos. Se cubren con bóveda esquifada, semiesférica o por aproximación de hiladas, recubierta al exterior por losa de piedra en la zona pirenaica o teja árabe en el Prepirineo. En cuanto al pavimento puede ser de lajas de piedra, ladrillo o cantos rodados.
En la comarca del Sobrarbe contamos con ejemplos de esconjuraderos en Asín de Broto, Almazorre, Guaso, San Vicente de Labuerda, Mediano, Burgasé, Campol y El Pueyo de Araguás. En la comarca de la Jacetania en Baraguás. En el Somontano de Barbastro en Adahuesca y Alquézar. Y en la Hoya de Huesca la Cruz Blanca y la Cruz Cubierta en la Sierra de Guara.

El esconjuradero de Guaso está en una ubicación privilegiada. Situado en el barrio del Tozal, el más importante de los que forman la localidad, a escasa distancia de la iglesia parroquial de origen románico. Y cerca de Aínsa/L´Aínsa, a una distancia de unos seis kilómetros. Desde este punto hay magníficas vistas del valle del Ara, así como de la Peña Montañesa/Picón d´o Libro y Tres Serores/Treserols. Se trata de una construcción cuadrada abierta con cuatro arcadas de medio punto y cubierto con tejado cónico de losas.

Remontando el valle del río Ara, y tras pasar Fiscal, parte la carretera local que conduce a la pequeña localidad de Asín de Broto. Su esconjurador, como es conocido aquí, sirve da acceso al recinto formado por la iglesia parroquial y el cementerio. En este caso su estructura difiere del resto ya que cuenta con planta rectangular. Enfrentados se abren dos arcos de medio punto. Cuenta además con otro arco de medio punto completo, y dos más a modo de ventanas. En uno de los costados se encuentra el cementerio en un pleno elevado con lo que no cuenta con abertura. Se cubre con bóveda apuntada, y al exterior con tejado de losetas a dos aguas. Recientemente ha sido restaurado.

Otro espacio para ahuyentar tormentas está situado en San Vicente de Labuerda. Este pequeño pueblo se encuentra a siete kilómetros de Aínsa/L´Aínsa remontando el valle del Cinca, y tomando un desvío desde Labuerda. La única calle deja ya a las afueras en en el recinto formado por la iglesia románica, el cementerio y la casa abacial. El acceso al mismo lo constituye el propio esconjuradero. Un pequeño templete cuadrado con cuatro arcos de medio punto, uno de ellos adosado al cementerio. Se cubre con tejado a cuatro aguas cubierto con losas. En libros antiguos se ha conservado un texto de los que aquí se utilizaban durante los conjuros: “Boiretas en San Bizién y Labuerda: no apedregaráz cuando lleguéz t’Araguás: ¡zi! ¡zas!”.

El último de los ejemplares mejor conservados está situado en la cabecera del río Vero, se encuentra la localidad de Almazorre. En el barrio alto, y en un extremo del recinto formado por la iglesia parroquial y la casa abacial, se emplaza otro bello ejemplo de esconjuradero. Tiene planta cuadrada y se accede al interior a través de una puerta de arco rebajado. En el resto de muros se abren vanos rebajados a modo de ventanas. Se cubre con bóveda de aproximación de hiladas y un esbelto tejado cónico a base de losetas al exterior.

Resistiendo no sólo las inclemencias meteorológicas, sino también sumergiéndose todos los años bajo las aguas del embalse de Mediano se encuentra otro de los esconjuraderos. Sólo es visible durante el estío ya que está bajo la cota máxima del pantano, de la cual sí que sobresale la parte alta de la iglesia parroquial de Mediano, situada a escasos metros. Su estructura responde a la misma tipología, con cuatro arcos de medio punto en dirección a los puntos cardinales. Sólo uno de ellos es completo, a modo de puerta, y el resto son ventanas. Se conserva la cúpula por aproximación de hiladas, pero carece del tejado original debido a su regular estado de conservación. Su antigua ubicación, al borde del barranco que perfilaba el casco urbano hace que sea un excelente emplazamiento, a pesar de en la actualidad las aguas represadas del Cinca impidan apreciarlo.

Conoce más sobre esta zona de la mano del dragón Chorche

San Emeterio y San Celedonio, una joya del Sobrarbe

La lista engrosa algunos que están en estado de ruina si no se interviene de manera rápida. Apuntalado se encuentra el esconjuradero de Burgasé. Esta localidad perteneciente al valle de la Solana, se encuentra despoblada como la mayor parte de las aldeas pertenecientes al mismo valle. Todas ellas se emplazan en torno al río Cajol, afluente del Ara por su margen izquierda. En cuanto al esconjuradero es el único en el que figura la fecha de construcción en uno de sus sillares, 1613. Se emplaza a pocos metros de la iglesia parroquial. Tiene planta cuadrada y el acceso de arco de medio punto. En el resto de los muros se abrían vanos rebajados, ahora tapiados. Se cubre con bóveda esquifada y con tejado de loseta a cuatro aguas. En su interior se conserva el pavimento con cantos rodados realizando figuras geométricas. Otra de sus singularidades es que bajo al mismo cuenta con una pequeña cámara abovedada que servía para recoger el agua de la calle y dar servicio a los huertos cercanos.

En el caso del Pueyo de Araguás su singularidad radica en que está situado sobre el cuerpo de campanas de la torre de la iglesia parroquial. Su estructura es similar a los anteriores, con planta cuadrangular y cuatro aberturas, tres de medio punto y un cuarto adintelado. Se cubre con bóveda esquifada al interior, y tejado de cuatro aguas de loseta.

El esconjuradero de Campol sufrió peor destino, ya que tras su ruina fue reconvertido en un almacén, modificando su estructura con dos puertas adinteladas. Es el último de lista de los ubicados en la comarca del Sobrarbe.

En la comarca de la Jacetania se encuentra el esconjuradero de Baraguás, el cual fue recuperado hace algunos años. Fue construido en 1652 y se trata de un edificio exento que tiene aspecto de torre, situado en las inmediaciones de la iglesia parroquial y del cementerio. En su cuerpo alto se abren cuatro vanos adintelados. Se cubre con tejado de madera recubierto con pizarra en forma de chapitel.

En la Hoya de Huesca se pueden encontrar otros dos ejemplos de esconjuraderos, en plena Sierra de Guara. El primero de ellos conocido como la Cruz Cubierta se emplaza en un cruce de caminos, entre el embalse de Vadiello y la ermita de San Cosme y San Damián. Cuenta con planta cuadrangular y se abre a los cuatro puntos cardinales por arcos de medio punto completos. Se cubre con bóveda semiesférica, y al exterior por cubierta de teja a cuatro aguas.

Conoce más sobre esta zona de la mano del dragón Chorche

Vadiello, el espejo de la Sierra de Guara

En cuanto al segundo, la Cruz Blanca, se trata del esconjuradero de mayores dimensiones, contando con unos seis metros de lado, el doble de lo habitual. Se puede acceder a través de la pista anterior, o también tomando el acceso al embalse de Calcón, y antes de llegar tomando una pista a mano izquierda. Se abre con arcos de medio punto en tres de sus costados, dos de manera completa y otra a modo de ventana. Se cubre con bóveda semiesférica y al exterior con techumbre a cuatro aguas de teja.

Y finalmente en la comarca del Somontano aparecen los dos últimos esconjuraderos aragoneses. En el conjunto de la colegiata de Alquézar aparece semioculto en el recinto amurallado su esconjuradero. La torre central de la muralla alberga en su parte alta el espacio para ahuyentar las tormentas. Fue construida en el siglo XVI y recrecida en el siglo XVIII en ladrillo para albergar este fin. En su origen contaba con tres arcos de medio punto en cada lado, excepto en el costado donde se emplazaba el acceso adintelado. Se cubre la torre con cubierta de teja de cuatro aguas. Recientemente ha sido acondicionado su interior para albergar lavabos públicos. En el caso de Adahuesca, el esconjuradero forma parte del conjunto de la iglesia parroquial, situándose sobre la sacristía.

Sasé, veinte años perdidos

Ahora se cumplen veinte años de la ocupación de Sasé. Una fecha que marcó el inicio de una nueva etapa para este pequeño pueblo pirenaico. Anteriormente pasaron cinco décadas de silencio desde 1965, año en que se marcharon los últimos moradores producto de una emigración que de manera fulminante dejó vacíos centenares de pueblos. Su ubicación, elevada y alejada del valle, lo convertía en un lugar donde la vida debió ser dura y difícil. Constituyó uno de los pueblos más importantes de La Solana, una subcomarca elevada en la margen izquierda del valle del río Ara. En el siglo XVI contaba con unos 23 fuegos o familias, y en el año 1900 albergaba 104 habitantes. La localidad ofrecía un aspecto señorial como así lo demuestra su arquitectura civil con una veintena de casas: Pablo, Agustín, Lacort, Vallés, Pedro, Simón, Ambrosio, Antonio, Escuaín, Antón Duaso, El Herrero, Chusé, Chirón, Latorre, Santafé, Puyuelo, Chacinto, Fuertes, Périz, Buisán, Pascual …

portada_sase

Sasé fue ocupado en enero de 1996 por un grupo de gente que en su mayoría provenía de Primout, otro pueblo ocupado en el Bierzo. Maestros, técnicos agrícolas, artesanos y otra gente se organizó en el colectivo Colores y decidió rehabilitar Sasé. Su modo de vida estaba basado en la agricultura biológica en estricta consonancia con las leyes naturales de una manera simple y primigenia. Desde el primer momento se pusieron en contacto con la Diputación General de Aragón, propietaria del enclave, para intentar regularizar su situación tal y como habían conseguido los pueblos de la asociación Artiborain (Artosilla, Ibort y Aineto). La DGA exigió que abandonaran el pueblo para sentarse a hablar, y así lo hicieron trasladándose a Artosilla. Ante la inmovilidad del proceso, unos meses después decidieron volver a Sasé. En menos de dos años reconstruyeron dos casas, siete bordas*, el molino, la herrería y los pequeños huertos. Los niños tenían una escuela con una maestra titulada y consiguieron forjar una estructura social comunitaria. La administración reaccionó y consiguió una orden desalojo en julio del 1997. Durante ese verano se inició una campaña de apoyo a la ocupación con recogida de firmas, aparición en conciertos y espectáculos de circo callejero entre otras muchas actuaciones mediante las cuales se dio a conocer la problemática de este pequeño pueblo pirenaico. A primeros de agosto se había concentrado más de un centenar de personas en Sasé. Sus nuevos habitantes nunca hubieran esperado una respuesta tan masiva a su llamada y se vieron desbordados. No había suficiente herramienta para tantas manos dispuestas a trabajar y faltaba comida para alimentar a tantas bocas. En ese mes efectivos policiales intentaron un primer desalojo, pero debido a la resistencia y al gran número de personas no tuvo éxito. El paso del verano vino acompañado por una significativa disminución del número de resistentes en el pueblo. Entonces se daban las circunstancias para la intervención policial que tuvo lugar el 23 de octubre de 1997. En ella actuaron medio centenar de agentes que apenas lograron vaciar dos casas y tan sólo detuvieron a cinco personas. Cuando llegó la noche la comitiva formada por guardias, personal de los juzgados y albañiles se fue por donde había venido. Al día siguiente llegaron al pueblo una veintena de vehículos todoterreno con un pequeño ejército de antidisturbios que no escatimó recursos y esfuerzos. El resultado fue más que previsible: 32 detenciones, varios heridos acompañados de destrozos en el interior de las casas y huertas. En los días sucesivos operarios custodiados por los guardias civiles iban tapiando las casas del pueblo y llevándose en camiones las pertenencias de sus habitantes.

*Borda: Establo.

pegatina_sase

El colectivo que ocupó Sasé se fragmentó tras el desalojo. Después de varios meses de protestas, marchas y manifestaciones en toda España, la DGA les ofreció el pueblo de Solanilla. Aunque con una sola casa habitable, una parte de Colores llegó a este despoblado, pero a pesar del ofrecimiento recibieron nuevas amenazas de desalojo. Otros decidieron seguir viviendo escondidos en los bosques cercanos a Sasé. Sobrevivieron un año y medio hasta la primavera 1999, en que volvieron a ocupar el pueblo. Y mientras otros iniciaban una peregrinación por varios espacios en el entorno de Boltaña. Durante esta época se sucedieron una serie de acciones que seguían recordando a la opinión pública aragonesa lo ocurrido a finales de octubre: huelgas de hambre, manifestaciones, acampada en Zaragoza, marcha a pie hasta Boltaña, etc. En enero de 1998 se organizó una acción sorpresa en Sasé. En ella participaron más de un centenar de personas que derribaban los muros que tapiaban las puertas de las casas y las bordas de Sasé, además de limpiar el pueblo. En julio de 2001 aquella comunidad de resistentes volvió a reunirse por unos días en Huesca. La Audiencia Provincial juzgaba los hechos ocurridos durante el desalojo y nueve personas se enfrentaban a cargos de 2, 3 y 4 años de cárcel respectivamente. El juicio se convirtió en un alegato político en defensa de la ocupación rural. Finalmente fueron absueltos todos menos uno que fue condenado a un año de cárcel por lanzar una piedra a un guardia civil. La desproporcionada acción policial de octubre de 1997 no consiguió su objetivo, pues a día de hoy Sasé sigue ocupado. Sin embargo logró deshacer el colectivo que entonces lo habitaba y el proyecto que empezaba a construir.

casastapiadas_sase

Hace unos meses decidí conocer este pueblo, uno de los más bonitos de los centenares de despoblados con los que contamos en Aragón. Lo primero que sorprende es que este conjunto con un patrimonio tan valioso pueda estar abandonado a su suerte, y digo abandonado por su propietario, la Diputación General de Aragón. A pesar de su estado de ruina todavía se conservan muros y tejados de buena parte de las viviendas, así como algunas de sus portadas y sus tradicionales chamineras*. También la iglesia de San Juan Bautista se mantiene en pie, con su torre como emblema del pueblo. Sin embargo su interior sirve como refugio para las vacas que pastan en los alrededores. Un pueblo que todavía podría recuperarse, aunque a juzgar por los acontecimientos de los últimos años las esperanzas son escasas. Y mientras tanto poco a poco las piedras de las casas van cayendo sin que nadie lo remedie.

*Chaminera: Chimenea.

vaca_sase

En mi visita pude también ver los restos de la ocupación de los últimos años, con materiales y vehículos abandonados que dan una imagen todavía más penosa del núcleo. Todavía viven varias personas allí. De no haberse producido el desalojo, las más de cincuenta personas que vivían en Sasé hubieran permanecido en el pueblo. Pero lo que no está tan claro es durante cuánto tiempo hubieran seguido siendo tantos ni cuándo hubiera empezado a producirse la rotación de gente tan habitual en este tipo de colectivos. Lo que está claro es que el pueblo estaría en mejores condiciones, como así lo atestiguan experiencias en otros pueblos ocupados que han logrado evitar que la vegetación y la caída de sus casas. Sin duda alguna ha sido una oportunidad perdida para Sasé.

habitantes_sase

Para buscar los responsables de este deterioro hay que apuntar directamente a su actual dueño, la Diputación General de Aragón. Queda clara la incapacidad de mantener el patrimonio que atesoran en la interminable lista de pueblos deshabitados que poseen, pero tampoco han trabajado como se debiera en este campo. Y no estamos hablando de inversiones millonarias, sino de búsqueda de alternativas para evitar su deterioro y la vuelta a la vida de estos núcleos. Una de ellas hubiera sido la cesión de este enclave con unas determinadas condiciones. La experiencia de la asociación de Artiborain ha dado buenos resultados, logrando recuperar tres enclaves del entorno de Sabiñánigo, por un colectivo similar al de Colores. Simplemente había que haber acordado las condiciones para garantizar y legalizar esta situación, siempre con el empeño de recuperar el núcleo. Pero además lo fundamental es darle vida. Recuperar arquitectónicamente sus edificios y destinarlos a usos turísticos rehabilita el patrimonio pero deja los núcleos sin alma, y contamos con varios ejemplos en el Sobrarbe, como Morillo de Tou y Ligüerre de Cinca. Pueblos recuperados pero sin vida.

chamineras_sase

Otro factor a tener en cuenta es el sentimental. Sus antiguos habitantes tuvieron que dejar su pueblo hace décadas, y ahora sus descendientes que ya no poseen la propiedad pueden opinar de una manera crítica sobre los futuros usos. Han pasado cinco décadas en las que el pueblo ha estado despoblado y parece que no ha habido preocupación por la ruina progresiva de sus casas, ni ha habido reproche alguno a la DGA por su abandono. No tiene mucho sentido que ahora se critique una ocupación, o cualquier otra alternativa para el pueblo de sus antepasados. Y si hubiera interés, no poseyendo ahora títulos de propiedad, sólo tendrían que solicitarlo a la Diputación General de Aragón. La reversión de las propiedades sería lo más justo y ético, siempre que hubiera interés real por sus descendientes, y en ello debería colaborar la administración.

porton_sase

La flor deshojada de La Solana está camino de su muerte si no se remedia. Como dice la Ronda de Boltaña tanto la insensatez de los guardianes como el silencio de sus hijos mucho tiene que ver en ello. Y para ello es necesario sentarse y hablar con los habitantes que se fueron, los que quedan y los que han llegado. Con el pueblo en pie todavía hay esperanza. Mientras tanto el tiempo corre en contra y las piedras se van cayendo, ante el abandono de su propietario.

Barranco de Chate, el otoño en estado puro

A principios de noviembre pude disfrutar del agüerro* en todo su explendor visitanto el barranco del Chate. Este enclave está situado entre las poblaciones pirenaicas de Sarvisé y Fanlo, en la comarca del Sobrarbe. Hasta hace unos años el disfrute de este entorno natural sólo era posible desde la carretera que une ambas poblaciones, de unos doce kilómetros de recorrido.

*Agüerro: Otoño.

barrancochate

Sin embargo hace poco la Federación Aragonesa de Montañismo llevó a cabo el acondicionamiento del sendero de la pardina del Señor, un tramo perteneciente a la GR-15 que hasta la fecha discurría por la carretera. Desde entonces es posible recorrer la riqueza naturalística del interior del bosque mediante un sendero de más de quince kilómetros que enlaza las poblaciones de Fanlo y Buesa.  Su trazado se adapta a la orografía y lo ideal es recorrerlo en sentido descendente partiendo de Fanlo, con el único ascenso para salvar el río Chate en su tramo inicial. Su mayor inconveniente es la longitud, cinco horas de trayecto realizando sólo el tramo de ida, para lo cual es necesario disponer de coches de apoyo. También hay dos opciones para dividirlo, con recorridos de dos y cuatro horas respectivamente, pero disponiendo igualmente de vehículos para la vuelta. Por ello sería recomendable disponer de un medio de transporte para el traslado de los senderistas y evitar la vuelta por el mismo recorrido o por la carretera, opción por la cual me tuve que decantar yo. Este servicio mejoraría la seguridad vial en esta carretera de montaña. El día que yo realicé la excursión contabilicé más de cuarenta vehículos aparcados en las estrechas cunetas. El viaje de retorno podía ofertarse por cualquier empresa turística o taxi de la zona a un coste aceptable, lo cual evitaría los posibles problemas que se producirán en épocas de máxima afluencia.

caxico_barrancochate

La peculiaridad que atesora el barranco del Chate es la espectacular paleta de colores que ofrece entre los meses de octubre y noviembre. Los bosques que lo componen son relativamente jóvenes ya que hasta hace unos sesenta años estuvieron dedicados a la explotación de madera, así como a la actividad agrícola y ganadera. Su recuperación y sobretodo la variedad de las especies que se han combinado aquí lo han convertido en un espacio de gran valor natural. Tanto que hace unos años la revista Geo lo incluyó en su lista como uno de los diez mejores bosques de España para el otoño. Ni que decir tiene que este bosque en esta época está precioso, pero estas listas de ranking no hacen sino ocultar y desmerecer muchos otros rincones de la geografía aragonesa que igualmente son muy bonitos.

vistas_barrancochate

Dejando el coche en Fanlo tuve que descender unos 800 metros por la carretera hacia Sarvisé, hasta encontrar a la derecha la señal del sendero. Mediante varias marradas* en descenso llegué el río Chate, que ofrecía un precioso rincón con una badina y un pequeño salto. Después comencé el ascenso por la ladera del Pueyo Ballarín que se eleva a 2.027 metros de altitud, mientras la senda se acomodaba a los barrancos laterales que vierten sus aguas al río principal. En todo el recorrido se iban mezclando las diferentes especies que dan el valor natural a este entorno. El color verde lo ponían los árboles de hoja perenne: pinos, abetos, bojes y acebos. Y en claro contraste los protagonistas de esta estación eran múltiples y variados. Robles, hayas, abedules, arces, serbales de los cazadores, avellanos, tilos, álamos temblones, majuelos, olmos de montaña y fresnos, cada uno con un tonalidad diferente entre el amarillo y rojo que varía según la especie, la fecha y la climatología. Ello permite disfrutar de una estampa diferente cada día del otoño. Tras recorrer una hora y media de camino me topé con los muros arruinados de la pardina Ballarín, también conocida como del Señor, la cual da nombre a la senda. Atravesando un hayedo abandoné el barranco donde se emplaza y apareció la primera salida que desciende hasta la caseta forestal de Patrón.

*Marrada: Curva cerrada, zig-zag.

hayedo_barrancochate

Decidí continuar por la senda disfrutando del recorrido sin apenas desnivel hasta alcanzar la próxima salida. Unas cuantas casetas pastoriles aisladas y otras agrupadas como las bordas de San Esteban rompieron la monotonía de una senda, que atravesaba un bosque cerrado, sin apenas vistas. Después de tres horas y media alcancé una pista, la cual en unos veinte minutos me dejó en la carretera que surca el valle. Sólo restaba volver por la carretera añadiendo dos horas y media más para alcanzar la población de Fanlo. Este recorrido lo hubiese evitado teniendo un vehículo para la vuelta, ya que andar por la carretera, rodeado de coches no es lo más agradable. Pero ello me permitió poder hacer de manera más cómoda fotos del paisaje del valle, que debido a lo frondoso de la senda no podía haber hecho hasta ahora. La zona de más variedad cromática es la parte alta del valle, donde la naturaleza ofrece en esta época un auténtico espectaculo visual.

bosques_barrancochate

Otra propuesta para las administraciones de la zona, que potenciaría la visita de este valle, es el acondicionamiento de pequeños estacionamientos en la carretera. Eligiendo los mejores sitios para disfrutar de las vistas, se ofrecería al visitante unas mejores condiciones para la visita, y así como un atractivo más para visitar este barranco. Lugares preparados con espacio suficiente y con un sencillo cartel explicativo serían suficientes para completar y potenciar la oferta turística de este barranco, que bien se lo merece.

Un rayo de esperanza para Moriello de Sampietro

Hace unos meses, tras veinte años de andadura, culminé el reto más ambicioso que me he planteado en mi vida: conocer todos los pueblos de Aragón. En realidad he visitado 1.758 núcleos, y todavía me quedan algunas aldeas y multitud de pardinas, casas de campo y mases. La visita al zaguero* de ellos, Moriello de Sampietro, fue muy emotiva. Este precioso enclave está situado a unos doce kilómetros de Boltaña, encaramado en la divisoria de aguas de los río Ara y Yesa, y frente al macizo calcáreo más alto de Europa, el Monte Perdido.

* Zaguero: Último.

vistas_moriellosampietro

Cuenta con pista de acceso, pero su estado es tan malo que tuve que realizar el recorrido a pie. Un largo paseo, mientras los nervios poco a poco iban apoderándose de mí. Cada vez estaba más cerca de llevar a cabo mi sueño. Al fin llegué a la aldea, que parecía anclada en el pasado conservando intacta la arquitectura pirenaica. A pesar de estar situada en un lugar bastante inaccesible, sus antiguos moradores se han esforzado en mantener las viviendas. Tanto los propietarios como la Asociación As Gabarderas lucha para que este pueblo no tenga el mismo destino que los cientos de pueblos aragoneses que dentro de unas décadas serán sólo ruinas. Han levantado el tejado de la herrería y la iglesia está restaurada. Y unas cuantas casas están rehabilitadas, mientras que en otras se han realizado trabajos.

iglesia_moriellosampietro

En la década de los sesenta, en esta aldea compuesta por nueve viviendas, todavía residían una veintena de personas. El descenso demográfico hizo que casi llegase a despoblarse, pero esto sólo ocurrió de manera esporádica. Una de las claves para evitarlo es contar con una buena comunicación. La pista de acceso fue construida en el año 1982, y fue un factor imprescindible para la  pervivencia de este pueblo. Sin embargo su falta de mantenimiento ha hecho que se encuentre en un estado lamentable que la hace sólamente practicable para vehículos todo terreno. Tras varios años de protestas al fin se han licitado las obras para mejorar el firme y reforzar los puntos donde es más facil su deterioro.

vistaparcial_moriellosampietro

Además en los últimos meses un rayo de esperanza alumbra Moriello de Sampietro. Sara y Agustín han elegido este lugar para vivir y para desarrollar su actividad. En Francia ya han llevado a cabo trabajos relacionados con la producción de quesos, y Agustín es pastor. Tienen claro que quieren vivir en un lugar como éste, apartado y bello, y son conscientes de las limitaciones. Pero también tienen claro la actividad que van a desarrollar, la agropecuaria, íntimamente ligada con el medio elegido, la misma que ha permitido la existencia de este pueblo durante siglos.

calle_moriellosampietro

Al llegar al pueblo recorrí la calle empedrada que conduce a la plazoleta donde se ubica la iglesia. Allí me encontré a la joven pareja y un amigo suyo. Enseguida entablamos una conversación y les conté lo especial para mí de la visita a este pueblo, y su hospitalidad fue instantánea. Me invitaron a celebrar juntos la culminación de mi reto, y sacaron una botella de cava con la que brindamos. Allí me encontraba en medio del Sobrarbe, rodeado de un paisaje espectacular, con tres nuevos amigos y disfrutando de este inolvidable momento. Durante la charrada* también compartieron conmigo la experiencia de la llegada a este nuevo lugar. Me contaron su proyecto, y enseguida me contagiaron las ilusiones en él despositadas.

* Charrada: Conversación, charla.

celebración_moriellosampietroEl broche final a mi reto no podía haber sido mejor, encontrarme con gente que es capaz de llevar a cabo un proyecto ilusionante y personal. Una esperanza para núcleos como Moriello de Sampietro, que necesitan gente como ellos, que devuelvan la vida a pequeños pueblos manteniendo la riqueza arquitectónica sin alterar el valor paisajístico que los rodean.

Otal, del olvido a la actualidad

En los últimos meses el pueblo de Otal está saliendo en los medios de comunicación después de décadas de olvido y abandono. Esta bella población de Sobrepuerto, una pequeña comarca prácticamente despoblada, fue noticia en mayo del 2012 por el desplome de la cubierta de su iglesia. Hechos como éste son habituales en los centenares de enclaves deshabitados en Aragón. En este caso sí que tuvo repercusión mediática debido a que la iglesia de San Miguel de Otal pertenece al románico serrablés y está catalogada como Bien de Interés Cultural desde 1982. Precisamente en aquel año la Asociación de Amigos del Serrablo llevó a cabo una restauración de la iglesia. A pesar de su trabajo ha llovido ya mucho desde entonces y la falta de mantenimiento había acelerado su deterioro. Ello provocó el derrumbe de parte de su cubierta, entre el ábside y el coro.

valle_otal
Lo más adecuado hubiera sido hacer caso a las asociaciones que venían denunciando su estado desde el año 2006, y que hubiera supuesto menor coste. Sin embargo tuvo que producirse el derrumbe para que el Gobierno de Aragón parase cuenta*. A lo largo de cuatro meses se han llevado a cabo los trabajos. Primero se eliminó la vegetación de su entorno y los escombros del interior. Tras desmontar los restos del tejado y las losas de piedra originales se procedió al montaje de la nueva estructura. En las obras se han rehabilitado de manera integral las cubiertas de la nave, el ábside, la sacristía y la torre, volviéndose a colocar las losas recuperadas. Finalmente se ha limpiado la mampostería y los sillares de la fachada. Las obras concluyeron a finales de diciembre del 2014. La intervención ha tenido un presupuesto de 174.000 euros. Teniendo en cuenta que la población carece de pista de acceso y los materiales han tenido que transportarse con un helicóptero su coste parece razonable y justificado debido a la importancia de mantener nuestro patrimonio.
*Parar cuenta: Darse cuenta.

iglesia_otal
La iglesia de San Miguel de Otal es uno de los ejemplos de estilo serrablés. Su origen se remonta posiblemente al siglo XI, aunque a partir del siglo XII sufrió diferentes reformas y fue progresivamente ampliada. De esta época sólo se conserva su cabecera. El resto es producto de las reformas de los siglos XVI y XVII. Entre ellas la ampliación de la nave rectangular con una lateral, dos capillas laterales, la sacristía y la torre. El ábside fue construido con técnicas lombardas y se compone de siete arquillos ciegos que se apean en sus correspondientes lesenas o columnas verticales. Entre ellos se abren tres ventanales de doble derrame. Sobre los arquillos discurre un friso de baquetones y dos hiladas de sillares que sustentan el tejado.

cabecera_iglesia_otal

Pero tras años sin salir en la prensa, Otal también ha sido noticia en las mismas fechas por la polémica obra de la construcción de una pista de acceso. La obra ha sido promovida por el ayuntamiento de Broto, en cuyo término municipal está integrado. Ello ha provocado el rechazo frontal de los ecologistas y asociaciones de la zona. El trazado tiene una longitud de 6 kilómetros y servirá de acceso al valle de Otal desde la collera* de Cotefablo. Para ello es necesario alcanzar un collado a 1.900 metros de altura y comenzar un pronunciado descenso mediante lazadas hasta alcanzar la población que se emplaza a 1.465 metros. El coste de la obra se supone elevado y el impacto medioambiental muy alto. Sin embargo a pesar de que fue solicitado por la Dirección General de Ordenación del Territorio y la Comarca del Sobrarbe, el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental no consideró necesario someter la obra a una Evaluación de Impacto Medioambiental y eso que el mismo organismo reconoce la posibilidad de desplazamiento de tierras debido a la inclinación de la ladera por donde discurre. Afectará a especies amenazadas siendo una zona protegida como Lugar de Interés Comunitario. Otro inconveniente es su trazado que discurre a gran altura lo cual limitará su uso en temporada invernal y tendrá un mantenimiento costoso. También afectará al patrimonio etnológico ya que atraviesa un precioso paisaje compuesto por pastos y campos aterrazados separados por muretes de piedra seca.
*Collera:Puerto de montaña.

muros_otal

El motivo de la realización de la pista es el uso ganadero. Sin embargo parece ser que son contados los ganaderos que darían uso a la misma, y para ello ya cuentan con otra pista que se aproxima a la zona desde Oto. Otra justificación para la construcción de la pista es la de crear un acceso rodado a Otal, cuya carencia fue uno de los condicionantes que determinaron su despoblación. Sin embargo hay alternativas de menor coste e impacto medioambiental desde el fondo del valle. Con la construcción de cualquiera de las alternativas sería suficiente, aunque no parece probable que algún propietario esté dispuesto a recuperar vivienda alguna. Paradójicamente para llevar a cabo las obras de la restauración de la iglesia parroquial los materiales se han llevado con helicóptero no planteando la necesidad de la construcción de una pista. De todo ello se concluye que la construcción de esta pista tiene algún interés no justificado posiblemente privado, y su coste es innecesario más si cabe en la situación económica en la que nos encontramos. Seguro que hay cosas más prioritarias que llevar a cabo en el municipio de Broto. Y si realmente fuera necesaria y prioritaria deberían estudiarse las alternativas más económicas y de menor impacto medioambiental para conservar la belleza de los paisajes de Sobrepuerto. Una zona que bien podría poseer alguna figura legal de protección, y que se encuentra literalmente desprotegida a actuaciones de este tipo.

Castillo Mayor, una fortaleza natural

En el  arranque de este otoño virtual he aprovechado para disfrutar de un día casi veraniego en los Pirineos. El lugar elegido ha sido el Castillo Mayor, una gran mole calcárea que se eleva a 2.014 metros. Su nombre hace referencia a una fortaleza, aunque en ella no se haya desarrollado ninguna contienda. Pero tiene una orografía muy adecuada para su defensa; un acceso complicado al sur, y paredes verticales al norte que lo hacen completamente inexpugnable. Esta montaña de forma tan característica está situada en la comarca del Sobrarbe, en concreto en el valle de Puértolas. Se accede a este precioso lugar desde Aínsa/L´Aínsa tomando la carretera que conduce a Bielsa. Desde Escalona se toma dirección a Añisclo, y poco después un ramal a la derecha llevará a Puértolas. Una vez tomado el desvío a Bestué arranca la senda a mano derecha. Además de la caminata bien merecen una visita las poblaciones cercanas de Puértolas, Bestué y Escuaín, que se asientan a unos 1.200 metros de altitud, rodeadas de las cumbres más altivas y agrestes de la coordillera pirenaica.

castillomayor

La senda comienza suave atravesando bosques umbríos donde afloran camparols* por doquier en estas fechas, y atravesando pastizales que permiten divisar el coloso rocoso que me dispongo a conquistar. El flanco sur es su punto débil. Una senda lo bordea y lo ataca por una ladera empinada en forma de embudo. Esta avanzadilla permite la incursión en la fortaleza natural alcanzando un collado. Es como si hubiese superado la primera línea defensiva de este castillo natural. Ante mí surge el llano del Castillo Mayor, una gran depresión tapizada de verde. Un lugar bucólico para poder descansar y contemplar lo que queda de ascensión. Resta el obstáculo final, una gran ladera rocosa. Pero he elegido la mejor época. En pleno verano el calor sería un obstáculo, y en invierno la nieve facilitaría su defensa natural. Después de tres horas de ascenso conquisto el Castillo Mayor, y puedo colocar mi bandera de Aragón en la cumbre.

*Camparol: Seta.

cumbre_castillomayor

Merece la pena subir sólo por las vistas que se disfrutan desde la parte alta. Al norte se abren en un plano inferior la Gargantas de Escuaín/Garona Escuaín. Y como telón de fondo las grandes cumbres pirenaicas de las Tres Sorores/Treserols y las Tres Marías. Al oeste se aprecian las paredes de los valles de Ordesa y Añisclo, y las características cumbres de los Sestrales. Y al este el Cotiella rodeado de otras muchas cumbres, y el conjunto del Posets-Maladeta, máxima elevación de los Pirineos con el Aneto. Y las vistas al sur, las cuales he disfrutado en todo momento, ofrecen el valle del Cinca/Zinca escoltado por la cumbre de Peña Montañesa/Picón d´o Libro.

ladera_castillomayor

Una de las singularidades de esta montaña son las formaciones rocosas que cubren la parte alta de la montaña. La formación de los lapiaces se debe al modelado kárstico, es decir, a la disolución de la roca caliza por efecto del agua. El proceso comienza por pequeños surcos que se convierten en canales y más tarde en grietas. A medida que el proceso avanza se origina un paisaje resquebrajado por el cual es difícil caminar, y en cuyas hendiduras la vegetación coloniza los orificios creando auténticos laberintos de roca y vegetación. La lenera* donde se aloja el lapiaz, debido a su inclinación, favorece la circulación del agua que da lugar a la formación de coladas en las rocas. Un atractivo más de esta fortaleza natural, conquistada todos los años por muchos a los que nos gusta disfrutar de la naturaleza y conocer los rincones tan bellos con los que cuenta Aragón.

*Lenera: Ladera rocosa.

lapiaz_castillomayor