Jornada de convivencia en Susín en recuerdo de Angelines Villacampa

El pasado 30 de mayo tuvo lugar la primera excursión de Joréate por Aragón. El objetivo era romper con la barrera digital, poder conocernos y de paso jorearnos por un bonito rincón aragonés. Después de la quedada en el pueblo cercano de Oliván, nos aproximamos con vehículo hasta el barranco por una pista. Dejamos los coches antes de llegar al puente, y tomamos poco más adelante la preciosa senda que ascendía al pueblo.       sendero_excursionsusin

Atravesando un frondoso bosque y en ligero ascenso llegamos al pueblo de Susín. Una pequeña pero encantadora aldea compuesta por dos viviendas, Casa Mallau y Casa Ramón. Entre ellas discurría una calle empedrada de camino a la iglesia de Santa Eulalia. La arquitectura tradicional se mantiene intacta gracias al esfuerzo de sus propietarios, que no residen de manera habitual. Sin embargo los fines de semana el pueblo se llena de vida gracias a la Asociación Mallau Amigos de Susín. Su nombre lo deja claro, amigos, ya que el ambiente que se respira en el pueblo es magnífico. Nos recibieron con las manos abiertas, y pronto formamos parte de ese grupo humano que trabaja para la recuperación de este enclave pirenaico en recuerdo a Angelines Villacampa, que nos dejó hace un par de años. Y digo nos dejó ya que tuvimos la suerte de poderla conocer hace más de diez años, y quedar prendados de su generosidad y de su fuerza para mantener vivo Susín.

lapidaangelines_excursionsusin

Ascape* nos pusimos manos a la obra, y nos dividimos en dos collas*. Unos se añadieron al tajo de reconstrucción de uno de los muros de piedra seca que acompañan a caminos y senderos, en concreto a la entrada de la localidad. A primera hora de la mañana habían desmontado el muro y ahora quedaba la faena de levantarlo, colocando y encajando las piedras que estaban en medio del camino.

*Ascape: Rápidamente.

*Colla: Grupo.

muro_excursionsusin

El otro grupo de trabajo se dedicó a limpiar de piedras el camino de la ermita de Nuestra Señora de las Eras, cuyos muros ya se habían levantado en jornadas de trabajo anteriores. De esta manera se realizaba también el mantenimiento, tarea imprescindible para afianzar los trabajos ya ejecutados.

caminoeras_excursionsusin

Pero en el pueblo había mucha más gente trabajando, más de cuarenta personas en total, además de la gente de Joréate por Aragón estaban los del Club de Montaña de Alfamén China Chana. Unos desbrozaban hierba, otros limpiaban la calle empedrada, otros regaban las plantas y otros realizaban reparaciones en el tejado de la casa. Cada uno colaboraba en la medida de sus posibilidades, todos con el mismo objetivo, que Susín se encamine hacia su total recuperación, anhelo de nuestra querida Angelines.

Llegó la hora de comer, pero antes Oscar, hijo de Angelines, realizó una visita para todos aquellos que no conocían el lugar. Pudimos conocer todos los rincones de una casa tradicional pirenaica, ya que Casa Mallau se conservaba intacta toda su esencia. El rincón más sorprendente era la cadiera, de la cual ascendía la chaminera, elemento indispensable en cualquier casa de este tipo, pero también destacaba el suelo empedrado del patio y las numerosas estancias de la vivienda.

casamallau0_excursionsusin

casamallau3_excursionsusin

casamallau2_excursionsusin

Después fuimos hasta la iglesia, ejemplo de arquitectura románica lombarda, y catalogada como de arte serrablés por sus peculiaridades como son la bella ventada ajimezada. En su interior pudimos comprobar la evolución de la fábrica románica, en la que sólo se conservaba la cabecera. Y al exterior sobre el ábside fue levantada posteriormente la torre.

iglesia_excursionsusin

Era la hora de comer y nos juntamos todos en el centro del pueblo, en lo que antaño fuera el huerto de la casa. Un encantador rincón a la sombra de nogueras donde se estaba fresco, el mejor lugar para evitar el calor de este día de verano. Cada uno había traído su comida, que se fue compartiendo entre todos. Entre los postres que pudimos saborear recordaremos esas gradismas cerezas de Alfamén, chocolate, café, etc. Un ambiente perfecto. No faltó ni la siesta, para la cual nos facilitaron algunas mantas.

comida_excursionsusin

Tras la sobremesa, dimos un paseo hasta la ermita de Nuestra Señora de las  Eras. Todavía estaba en pie gracias a los puntales que sustentaban la cubierta. Esperemos que pronto llegue alguna ayuda institucional para recuperar esta sencilla pero bonita ermita. Y por la tarde continuamos con la faena. Al final de la tarde ya estaba terminado el muro de piedra seca, relleno en su parte interior, y limpio el camino donde ayer se agolpaban las piedras que lo componían. Quizás no tuviéramos la maestría de los antiguos moradores de Susín, pero había quedado bastante bien, y esperemos que sea una obra duradera. Y el camino de la ermita ahora estaba limpio de piedras.

caminoeras2_escursionsusin muro2_excursionssusin

Sin duda alguna la jornada de trabajo había permitido poner un granito de arena para que Susín mejore, y para mantenerlo vivo. Pero además todos habíamos disfrutado de una jornada de convivencia estupenda, un día magnífico en el que habíamos trabajado, pero del cual nos llevábamos el recuerdo de la gente con la que habíamos compartido unas cuantas horas, suficientes para conocer nuevos amigos, y que servirán de precedente para nuevas visitas, seguro que sí.

fotogeneral_excursionsusin

En recuerdo de Angelines Villacampa.

Anuncios