Los entresijos del Quijote y su relación con Aragón

Miguel de Cervantes  Saavedra nació en Alcalá de Henares en 1547, y falleció en Madrid en 1616. Su vida fue itinerante, en sus inicios por la profesión de su padre, médico, y después por su azarosa y desdichada vida como soldado, cobrador de deudas, novelista, poeta y dramaturgo. Ello le llevó a realizar largas estancias en Italia, Argelia y Portugal, así como en Andalucía y Castilla principalmente. Sin embargo no se tiene constancia fehaciente de llegase a visitar tierras aragonesas. Quizás en uno de sus viajes hacia el Mediterráneo pudiera alojarse en el Palacio de los Villahermosa de Pedrola. Su única relación documentada con Aragón fue el momento en que ganó el certamen poético convocado por los Dominicos de Zaragoza en 1595 con motivo de la canonización de San Jacinto. El modesto premio, tres cucharillas de plata, no parece que llegara a recogerlo.

bustocervantes

En el año 1605 publicó la primera parte de “ El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha “,  más conocido como Don Quijote de la Mancha, teniendo una gran acogida del público de la época. En el año 1615 salió a la luz la segunda parte. Se trata de la obra cumbre de la literatura española y una de las principales de la literatura universal, siendo el libro más editado y traducido de la historia tras la Biblia. La obra la concibió como una parodia de los libros de caballerías, siendo un retrato de la realidad mísera, como un reflejo de la España imperial de los Austrias. Y terminó convirtiéndose en la primera novela moderna.

portadaprimerquijote

En 1614 aparece impreso el “Segundo tomo del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” también conocido como Quijote de Avellaneda. Su autor fue Alonso Fernández de Avellaneda. La mayor parte de los estudiosos coincide en que se trata de un pseudónimo y tras él se especula entre varios autores sin una teoría que predomine sobre las demás. Incluso se puede distinguir por su redacción que son varios autores los que escriben la obra, diferenciando el prólogo del resto del libro. En todo caso es evidente la descripción de un Quijote anticervantino, completamente loco y desamorado de Dulcinea, lo cual cabreó mucho a Cervantes. Abundan además los aragonesismos lo cual delata a alguno de los autores, y donde seguramente participase Lope de Vega o los lopistas, en su afán de desprestigiar a Cervantes. Entre ellos había una evidente enemistad por motivos profesionales. A pesar de no ser la única imitación de la obra de Cervantes en su época, sí es la más importante siendo incluso citada por el propio autor en su segunda parte que salió un año después. Esta reacción fue contraproducente ya que ha puesto en valor para el lector moderno la obra del Quijote de Avellaneda que quizás ahora estaría casi olvidada. Pero también pudo ser un acicate para que terminase la segunda parte, que debía llevar años detenida.

La publicación del Quijote de Avellaneda tuvo gran popularidad en Zaragoza. Parece ser que en la ciudad abundaba el anticervantismo temiendo que la visita de Don Quijote fuera aprovechada por Cervantes para dejar en mal lugar a las clases altas aragonesas y ridiculizar sus festejos. Se dice incluso que en las fiestas de octubre de 1614 una cabalgata recorrió el Coso ridiculizando a Miguel de Cervantes, así como a Don Quijote y Sancho. A su paso por Aragón Cervantes describe los tópicos aragoneses, acentuados por el desconocimiento de esta tierra que posiblemente nunca pisó. El tratamiento de los duques, los cuales son protagonistas durante numerosos capítulos de la segunda parte y que se dedican a perder el tiempo mofándose de un loco, se contrapone a su función social. Ello se ha interpretado como una burla a la nobleza aragonesa, y puede ser la explicación por la cual el segundo tomo no se publicó en Aragón durante todo el siglo XVII.

En el año 1516 Cervantes publica la segunda parte de Don Quijote de la Mancha. A pesar de que el autor expresase en el final del primer tomo la intención del hidalgo de combatir en unas justas celebradas en Zaragoza, la publicación del Quijote de Avellaneda le hace cambiar de opinión. ” No pondré los pies en Zaragoza, y así sacaré a la plaza del mundo la mentira de ese historiador moderno “, dice el propio personaje cuando averigua la existencia de una copia suya.

La ruta de Don Quijote y Sancho Panza por Aragón arranca en la Sierra de Albarracín, y pasando por Daroca llega al río Ebro. En su entorno tendrán lugar los episodios más célebres. Finalmente continuará hacia el este, pasando por Fraga en dirección a Cataluña. Cervantes menciona a Aragón en el 30% de la primera parte y en el 45 % de la segunda parte de manera aproximada. En cuanto a la localización de los lugares en su segundo tomo, éstos no son definidos por el autor en su obra. Pero a día de hoy se ha generalizado la ubicación de la casa de los duques y gobernación de Sancho en Pedrola y la Ínsula Barataria con Alcalá de Ebro. Ello se debe a una interpretación, o más bien una invención, de Juan Antonio Pellicer, cuyas especulaciones son descritas detenidamente en una obra publicada en 1797. Unas décadas antes hubo un intento de localización topográfica llevado a cabo por Tomás López, geógrafo del rey Carlos III. El mapa realizado que acompañó a varias ediciones del Quijote situaba la corte ducal en la localidad de Osera y la Ínsula Barataria en Castejón de Monegros.

Con motivo del IV centenario de muerte de este genial escritor en el palacio de Sástago de Zaragoza tuvo lugar la interesante exposición “Cervantes y Aragón. Zaragoza, Patrimonio de Don Quijote”. Organizada por la Diputación Provincial de Zaragoza, con ella se pretende descubrir la estrecha relación entre el Quijote y la provincia de Zaragoza. Se ha acompañado de diez ilustraciones creadas para la ocasión llevadas a cabo por Arantxa Recio, una dibujante zaragozana. Una excelente manera de acompañar los paneles explicativos en los se desgranan los episodios, lugares y los personajes que aparecen en sus libros relacionados con Aragón.

ilustracionexposicion

Analizando el segundo tomo, en el capítulo 26 habla de una fantasía zaragozana cuyo escenario son las torres del palacio de la Aljafería. El Ebro marca el paisaje cervantino donde tiene lugar una de las aventuras más célebres de la segunda obra, que sucede en el capítulo 29. Se trata de la aventura del barco encantado, que supone una burla a los episodios habituales de los libros de caballerías, y que termina con un naufragio estrellándose con las ruedas de un molino. A partir del capítulo 30 se sucede la larga estancia en el castillo de los duques. Don Quijote y Sancho Panza se encuentran con unos cazadores, entre ellos una duquesa. Son muy bien acogidos por los duques. Supone un primer contacto de los protagonistas con la alta nobleza, y sus anfitriones por otra parte los utilizan como bufones para divertimento propio.

palacioduquesvillahermosa

Entre los capítulos 40 y 41 sucede la aventura de Clavileño, un caballo de madera, al cual los duques les invitan a subir con el fin de volar en busca de una princesa. La aventura acaba en el suelo de manera súbita, todo ello organizado por los duques para pasárselo bien a costa de los infelices protagonistas. Entre los capítulos 45 al 53 se sucede otra de las farsas más memorables. Don Quijote encandiló a Sancho Panza con la posibilidad de ser gobernador y gracias a los duques le fue entregada la Ínsula Barataria. Acudió a la localidad y le fueron entregadas las llaves. Al frente del cargo demostró su inteligencia y su valía por su carácter sencillo y pacífico. Redactó nuevas ordenaciones dando fe de su buen gobierno.  Sin embargo a lo largo de diez días que duró el mandato no tuvo descanso y lo que antes había sido un sueño ahora se había convertido en una tortura.  Así que dejó el puesto y se volvió a reencontrar con su asno y con la vida que hasta entonces tenía de la mano de su hidalgo. Al despedirse de los duques, Don Quijote y Sancho Panza se dirigen a Zaragoza para participar en unas justas que allí se celebran. Se entera de camino que ha sido publicado el Quijote de Avellaneda, en cuya obra presenta al protagonista como como un loco de atar. Entonces decide cambiar de rumbo y dirigirse a Barcelona.

monumentosanchopanza

En resumen, a pesar de que Miguel de Cervantes no llegase a pisar tierras aragonesas, centra buena parte de las aventuras del hidalgo manchego en Aragón. Sin conocer estas tierras realiza una descripción que fue interpretada de manera negativa en su tiempo, y causó malestar en la sociedad aragonesa. La publicación del Quijote de Avellaneda está relacionada tanto con el anticervantismo que se respiraba en Aragón por aquel motivo como por el generado por Lope de Vega y sus seguidores. Una copia que tuvo gran repercusión llegando a ofender tanto a Cervantes como para citarla y criticarla en su segunda parte. Uno de los libros más universalmente conocidos  que tiene una relación con Aragón tanto en el argumento de la propia obra, como en la historia que rodeó en la realidad social en la que se vieron envueltos tanto los autores de la época como sus publicaciones.

Molina de Aragón, entre Castilla y Aragón

La población de Molina de Aragón pertenece a la provincia de Guadalajara, la cual forma parte de Castilla La Mancha. ¿Pero por qué un pueblo castellano tiene como apellido Aragón? La respuesta está en un hecho histórico ocurrido hace casi siete siglos. En plena ocupación musulmana de la Península Ibérica, a principios del siglo XI se desintegra el Califato de Córdoba. Entonces surge un Reino de Taifa en Molina de Aragón y se construye una pequeña fortaleza. Tras la toma de Toledo por las tropas de Alfonso VI de Castilla en el 1085, el castillo molinés pagará tributos a Castilla. Con el avance de la Reconquista el rey aragonés Alfonso I el Batallador en 1129 toma la ciudad aunque después la repoblación corrió a cargo del Reino de Castilla. Ante las disputas de castellanos y aragoneses por el territorio molinés, Manrique Pérez de Lara, hizo de mediador siñándose* la concordia de Carrión de 1137. Entonces Castilla devolvió a Aragón las plazas de Calatayud y Daroca, y todas las tierras de Molina fueron entregadas al nuevo señor, naciendo así en 1138 el señorío de Molina, independiente de ambos reinos durante más de siglo y medio.

*Siñar: Firmar.

molinadearagon_castillo1

El título fue pasando de padres a hijos hasta que cayó en manos del rey de Castilla. Lo heredó Pedro I en 1350, el cual se enfrentó al rey Pedro IV de Aragón, en la conocida como guerra de los Dos Pedros, en la que el señorío de Molina estuvo profundamente inmerso. Con la muerte de Pedro I en 1369 de manos de su hermanastro, éste se convirtió en el rey Enrique II de Trastámara. El nuevo monarca le entrega el señorío de Molina al monje francés Bertrand du Guesclin, en compensación a su violenta ascensión al trono de Castilla. Los molineses no lo aceptaron como su señor y se entregaron a Pedro IV de Aragón, al que reconocieron como señor de Molina. Hasta entonces la villa siempre que había sido conocida como Molina de los Caballeros pasó a denominarse Molina de Aragón, de donde ha quedado su nombre hasta nuestros días. En 1375 un hijo de Enrique II de Trastámara, el infante don Juan, se casa con Leonor de Aragón. Con ello se firma la Paz de Almazán en el mismo año y el señorío es devuelto al rey de Castilla. En 1475 la reina Isabel la Católica les concede un privilegio por el cual el Señorío de Molina estará siempre en poder del rey castellano.

molinadearagon_castillo2

Salvo este corto espacio de tiempo de seis años en el cual perteneció al reino de Aragón, Molina de Aragón siempre ha ido de la mano del reino de Castilla. Sin embargo las relaciones políticas, sociales y económicas con Aragón han sido muy estrechas a lo largo de los siglos, dado su cercanía, unos treinta kilómetros. Y a ello se añaden las semejanzas tanto en sus costumbres como en su folklore. Las necesidades de los molineses no sólo se cubren en Castilla La Mancha, sino también en Aragón, debido fundamentalmente a que los equipamientos se encuentran más cerca. En el aspecto educativo acuden a los centros universitarios de Zaragoza o Teruel. Para realizar sus compras van a los grandes centros comerciales de Zaragoza. Pero fundamentalmente en la asistencia sanitaria sus necesidades están cubiertas con los hospitales de Calatayud, Teruel y Zaragoza. En este campo no hay mugas* entre las dos comunidades, como así se ratificó en un acuerdo entre los consejeros de Sanidad hace unos años firmado precisamente en esta localidad. Además, en virtud del acuerdo, los gobiernos de ambas comunidades colaboran en la coordinación de las urgencias y las emergencias. El convenio beneficia a 26 municipios de Guadalajara y supone para los castellanos ahorrarse unos cien kilómetros de media en sus desplazamientos.

*Frontera: Muga.

molinadearagon_puente

El factor geográfico es determinante. La comarca de Molina está situada al este de Guadalajara, a 140 kilómetros de la capital de provincia. Sin embargo Teruel dista cien kilómetros y Zaragoza está a 160 kilómetros de Molina de Aragón. Hace unos diez años surgió allí una plataforma ciudadana llamada “La Otra Guadalajara”, inspirada en “Teruel Existe”, referente en la lucha contra la despoblación y el abandono institucional. La plataforma castellana que se ha convertido en el altavoz de una comarca deprimida y acosada por los mismos problemas que afectan a gran parte de la España interior. Precisamente una de las reivindicaciones que comparten es la construcción de la autovía entre Monreal del Campo y Alcolea, la cual comunicaría la comarca de Molina de Aragón con la autovía de Madrid y la autovía mudéjar, y abriría una conexión rápida entre Teruel y Madrid.

molinadearagon_casas
Otra de las iniciativas que han surgido en los últimos años y que une la comarca de Molina de Aragón con nuestra comunidad es la creación de la Asociación para el Desarrollo de la Serranía Celtibérica, impulsada por el catedrático de la Universidad de Zaragoza Francisco Burillo. Un territorio que se basa en el sustrato histórico-arqueológico de hace dos mil años que comparten diez provincias de cinco regiones: Aragón, con la práctica totalidad de Teruel y las comarcas occidentales de Zaragoza, las dos Castillas con Soria, Cuenca y Guadalajara fundamentalmente, y algunas zonas de la Comunidad Valenciana y La Rioja. Engloba una superficie como el doble que Bélgica, pero su población censada no llega al medio millón de habitantes que sigue en descenso año tras año. Su densidad es de 7,72 hab/km2 lo convierte en la denominada como Laponia del Sur. Cuenta con el índice de envejecimiento mayor de la Unión Europea y la tasa de natalidad más baja. Se trata de un desierto demográfico rodeado de 22 millones de personas. Este territorio, el más desarticulado de la Unión Europea por su carácter multiprovincial, impide que Bruselas lo reconozca como una zona que tenga acceso a fondos específicos. El objetivo de este proyecto es impulsar el desarrollo sostenible a partir del rico patrimonio natural y cultural, de los extraordinarios productos agroalimentarios y turísticos de esta zona.

serraniaceltiberica-laponia

Y para finalizar uno de los factores que liga Molina de Aragón con las comarcas turolenses cercanas es el climático. De sobras conocido por todos es el frío que hace en estas tierras. Los inviernos son bastante fríos y rigurosos, teniendo heladas más de un centenar de noches de promedio. En contraste los veranos son agradables y se superan los 30 °C de manera habitual. Coincidiendo con el 50 aniversario del registro de la temperatura más baja alcanzada en una zona habitada en España se editó el libro que “El Triángulo de Hielo”. En sus páginas realiza un estudio climático de una de las zonas más singulares de España, el triángulo geográfico Teruel-Calamocha-Molina de Aragón, considerado el Polo del Frío español. El libro de Vicente Aupí supone la mayor recopilación de datos climáticos de esta zona, incluyendo documentos históricos de los siglos XIX y XX, así como una valiosa colección de fotografías. La obra cuenta también con numerosos testimonios de los observadores que se encargan de esta labor actualmente en diferentes puntos del Polo del Frío, y también de quienes lo hicieron en los crudos inviernos de los años 50 y 60 del siglo XX.

Maquetaci—n 1

El 17 de diciembre de 1963 es una fecha que quedó grabada en la memoria de los habitantes de Calamocha. Ese día el observatorio situado entre Calamocha y Fuentes Claras registró el récord de temperatura más baja en una zona habitada de la historia de España, 30 grados bajo cero. Las bajísimas temperaturas se debieron al enfriamiento sobre el suelo nevado de la serena madrugada de aquel día con el cielo despejado. En el ranking le sigue Molina de Aragón, que registró 28,2 grados bajo cero el 28 de enero de 1952. En Teruel y otras poblaciones del triángulo se han producido numerosos episodios con registros inferiores a los -20 C, alcanzando la capital 22 grados bajo cero en 1945.
Con todo lo relatado la comarca de Molina de Aragón se puede definir como una zona con entidad propia, más allá de pertenecer a Aragón o Castilla. Administrativamente englobada en la provincia de Guadalajara, pero situada en su extremo oriental y muy cercana geográficamente a las provincias de Zaragoza y Teruel, a la que le unen muchos lazos políticos, sociales, culturales y económicos. Lo de su nombre se debe a un hecho histórico muy concreto en el tiempo, pero delata una realidad que se mantiene todavía en el día de hoy.

Este verano Joréate por Aragón, por la antigua Corona de Aragón

Seguro que durante este verano las vacaciones serán aprovechadas por muchos para viajar a lugares, tanto de Aragón como de territorios cercanos, muchos de ellos en la costa mediterránea. Nuestro dragón Chorche nos invita a un sencillo juego con el cual podremos descubrir y dar valor a la rica e importante historia aragonesa. El objetivo no pretende ser un ejercicio de manipulación histórica para dar más valor del que ya le corresponde a Aragón, pero sí reconocer la importancia de Aragón a lo largo de muchos siglos, como potencia indiscutible del Mar Mediterráneo. Tanto que incluso se llegó a decir que los peces de este mar vestían la señal de Aragón en sus escamas.  El primer regidor de la Corona de Aragón fue el rey Alfonso II de Aragón tomando posesión en la catedral de La Seo de Zaragoza el 1 de noviembre de 1164. Sus padres fueron la reina Petronina, heredera del reino de Aragón, y Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona. Posteriormente con la expansión de los territorios se incorporaron los reinos de Valencia, Mallorca, Sicilia, Cerdeña, además de territorios al sur de Francia.  El dominio llegó hasta Grecia, con los ducados de Neopatria y Atenas, donde llegó a ondear la bandera aragonesa durante casi un siglo en la Acrópolis de Atenas. A pesar de la unión dinástica de los Reyes Católicos, el fin de la Corona de Aragón se prolongó hasta 1707, año en que el rey Felipe de Anjou firmó los Decretos de Nueva Planta, con los cuales se eliminaron definitivamente los fueros, el derecho civil y las fronteras arancelarias entre Aragón y Castilla.

Por ello durante este verano vamos a hacer una recopilación de fotos de los amigos de Joréate por Aragón, en su viaje por la tierras aragonesas, los territorios que pertenecieron a la Corona de Aragón. Puedes compartirlas con nuestro dragón Chorche a través del correo electrónico trucanos@joreate.com y mediante las redes sociales de facebook y twiter.

¡¡¡ Anímate a descubrir los territorios que fueron aragoneses durante siglos … !!!

¡¡¡ …y podremos decir sin complejos que estamos visitando Aragón ¡¡¡

albuferavalencia_antiguacoronaaragon El Palmar. Albufera de Valencia. Antigua Corona de Aragón

capformentor_antiguacoronaaragon

Cap de Formentor. Isla de Mallorca. Antigua Corona de Aragón

farofangar_antiguacoronaaragon

Faro del Fangar. Delta del Ebro. Antigua Corona de Aragón

taormina_antiguacoronaaragon

Taormina y Volcán Etna. Isla de Sicilia. Antigua Corona de Aragón

islarey_menorca

Isla del Rey. Isla de Menorca. Antigua Corona de Aragón

2º Excursión Joreate por Aragón a Anento

Después de varios años de andadura en la red, nuestro dragón va dando pasos firmes en su proyecto de Joréate por Aragón. El 14 y 15 de mayo tuvo lugar la segunda excursión que organiza, eligiendo una de las poblaciones que cuentan con el título de “uno de los pueblos más bonitos de España”.  Y sin duda alguna fue una excelente elección por dos motivos. El primero descubrir un pueblo que ofrece un casco urbano pintoresco, así como un entorno natural de gran belleza. Y el segundo conocer de primera mano el trabajo realizado para recuperar un pueblo prácticamente deshabitado hace tres décadas, y cuyo esfuerzo colectivo ha sabido sacar a relucir todos sus encantos ocultos mientras se recuperaba su vitalidad.

El lugar de encuentro era la oficina de turismo, el sábado a once de la mañana. Allí nos atendió Mª Jesús, una vecina veterana en esta faina* que lleva más de una década realizando la labor de divulgadora turística, y algunos más colaborando en el proyecto vital de Anento. Una oficina de turismo de un pueblo pequeño, pero que nada tiene que envidiar a las de otros centros turísticos de gran nivel, en la que además de ofrecer toda la información de interés del lugar, se pueden adquirir alimentos del pueblo, libros y todo tipo de recuerdos. En la plaza presidida por un árbol de piedra nuestro dragón reunió a las 26 personas que este año acudieron a esta jornada para contarles todos los detalles del concurso fotográfico en el que iban a participar. A lo largo del día tendrían la oportunidad de hacer fotos del pueblo y su entorno remarcando su belleza, y de las cuales deberían elegir tres por persona para participar en el concurso. Y al final desveló el premio para el ganador: un noche en su casa de campo, la Torre de Chorche, que incluía alojamiento y desayuno, además de degustación de los productos de su huerto ecológico.

*Faina: Labor.

2excursionjoreate_6

Por la mañana tuvo lugar el paseo para conocer el atractivo natural más conocido del pueblo, el Aguallueve. Desde la localidad se tomó un sendero que arrancaba junto al parque y atravesaba un pequeño cauce de aguas cristalinas. Poco después, rodeado de huertas pasaba junto al peirón de la Virgen del Pilar. La senda se adentraba en un bosque de ribera formado por chopos donde la hiedra tapizaba el suelo y ascendía por los troncos de los árboles. De manera pausada se llegó al final del pequeño valle, donde había una balsa de aguas cristalinas de color verde turquesa que servían de antesala al pequeño rincón más visitado del lugar. La senda pasaba a los pies de la roca cubierta de musgo y felegueras* de la cual manaba agua por todos lados, formando pequeñas oquedades.

*Feleguera: Helecho.

C2_

Tras el receso para realizar fotos y disfrutar de este bello lugar, se tomó una senda que ascendía a una de la laderas. Un pequeño repecho culminado por escaleras de piedra, y la senda continuaba en llano para alcanzar en diez minutos en el torreón de San Cristóbal, como así se denominaban a los restos de una antigua fortificación celtibérica. Desde este lugar las vistas del casco urbano enclavado en el valle eran bien bonitas.

2excursionjoreate_12

Volviendo por el mismo itinerario hasta el fondo del valle, y se tomó la senda de vuelta por la margen opuesta del barranco. Ya cerca de Anento una pequeña parada para disfrutar de otro bello rincón, una fuente con un merendero, entre la ladera del barranco y las fértiles huertas.

2excursionjoreate_8

Sobre las dos de la tarde se llegó a Anento. La comida fue en el parque de la localidad, un lugar muy agradable con varias mesas y abundante sombra. El día era fresco pero el ambiente muy agradable entre gente que se acababa de conocer, afianzando los lazos de esta jornada de convivencia. Los chavales también aprovecharon el parque al terminar de comer, un lugar ideal también para ellos. El café se tomó en el bar del pueblo, un atractivo y moderno establecimiento de propiedad municipal, que además contaba con restaurante.

2excursionjoreate_3

Después de reposo y la charla de la sobremesa por la tarde se comenzó la visita al casco urbano. En primer lugar la iglesia de San Blas. En su interior estaba Rosa, otra vecina del pueblo que hacía de guía turística y también era partícipe de la recuperación del pueblo. Contó de una manera muy especial los tesoros que guardaba Anento. En realidad era como la guinda del pastel en la visita de un pueblo que ofrecía muchos encantos al visitantes. Además de las pinturas de gótico lineal que se conservaban en parte de los muros, lo que más llamaba la atención era el magnífico retablo. Ocupaba todo el altar, y tenía varias peculiaridades. Una de ellas es que conservaba intacto, sin restauración alguna desde que fuera pintado por Blasco de Grañén hace más de siete siglos. Además estaba dedicado a tres santos, siendo uno de ellos difícil de verse representando en España, Santo Tomás Becket. En fin una joya que bien merecía una descripción tan detallada y que pudo verse bien cerca para poder admirar toda su riqueza.

2excursionjoreate_5

Después hubo paseo por las calles del pueblo, descubriendo en sus rincones el valor del trabajo realizado por sus vecinos. Todas las calles estaban empedradas con el mismo pavimento, las casas ofrecían preciosas fachadas y cualquier rincón estaba engalanado con plantas y flores. Calles quebradas y empinadas que ascendían hasta el mirador de Santa Bárbara. Esta plaza era un lugar agradable, decorado con mucho encanto a base de piedras y jardines, y desde donde había buenas vistas tanto hacia el valle, como hacia las paredes rojizas que servían de telón de fondo al casco urbano. Y en uno de los rincones estaba la pequeña capilla que daba nombre a este espacio, rodeada de un vergel de plantas ornamentales que lo embellecían aún más.

2excursionjoreate_4

Con ello se terminó el tranquilo paseo por las calles del pueblo con el que terminó la jornada de excursión para la mitad de los asistentes. El resto que se quedaban a dormir se trasladaron al albergue de Anento, situado junto a la travesía. Estaba regentado por Fran, otro vecino muy implicado en la marcha de este pueblo desde hace años, y que nos atendió de maravilla. En el intervalo de descanso hasta la cena recibimos la visita del alcalde, Enrique. Con él tuvimos una entretenida charla cuyo objetivo era conocer los detalles de la recuperación del pueblo. El origen se remonta a la década de los ochenta, cuando un grupo de inquietos jóvenes que veraneaban en el pueblo decidieron mejorar el sendero de acceso al Aguallueve, con jornadas de trabajo. En el año 1985 el Heraldo de Aragón publicó en su contraportada un amplio reportaje sobre estas jornadas, remarcando el gran valor de su patrimonio artístico centrado en su retablo gótico. Pero la ausencia de habitantes y la inseguridad de tener un tesoro casi desprotegido alertó a los jóvenes que decidieron hablar con el periodista. Con el objetivo de mejorar la iglesia y así salvaguardarla les recomendó dirigirse a la Diputación Provincial de Zaragoza. Al final Enrique, el mayor de los jóvenes, con tan sólo 22 años decidió presentarse para alcalde, con el firme objetivo de mejorar el pueblo. Y en las elecciones municipales de 1987 consiguió la alcaldía. Para ello fue necesario tomar la decisión de trasladarse a vivir al pueblo. Al principio sólo vivían él y un pastor. El resto de la historia de 29 años como alcalde se basa en el esfuerzo y el tesón tanto de él como de muchos vecinos que le han ido apoyando. Poco a poco fue atrayendo a más gente, se instaló una pequeña carpintería, se arreglaron las calles, se construyó un albergue, un bar-restaurante, una oficina de turismo y recientemente Anento ha conseguido el título de uno de los pueblos más bonitos de España.

2excursionjoreate_7

Al día siguiente por la mañana en el albergue tras el desayuno se realizó el visionado de las fotografías que participaron en el concurso y entre los presentes votaron cada una de ellas hasta elegir la que más gustó una detalle de los jardines centrales del mirador de Santa Bárbara, que realizó Pueyo. La segunda más votada corresponde a un detalle de un curioso árbol cercano al Aguallueve, hecha por Ruth.

2excursionjoreate_10

2excursionjoreate_11

El resto de la mañana se dedicó a ascender al castillo. Para ello se salió del pueblo en dirección al Aguallueve. Poco después de abandonar el pueblo se tomaron unas escaleras que ascendían entre pinares y rocas pintorescas hasta la parte alta. Allí se emplazaban los restos de la fortaleza, un gran muro almenado con dos torreones y el acceso con puente sobre el antiguo foso. En la parte trasera había un mirador con las mejores vistas de Anento, por encima de los tejados de la localidad, y con el fértil valle situado a sus pies. Se volvió hasta el pueblo por otras escalinatas, atravesando un paisaje rojizo de gran belleza engalanado con plantas y flores. El recorrido terminaba atravesando el pueblo por estrechas calles hasta llegar de nuevo al alberge donde esperaba la comida.

2excursionjoreate12

Tras una tranquila sobremesa en la que hubo incluso tiempo para el juego con los más pequeños y para recordar los buenos momentos pasados durante el fin de semana se hizo la hora de poner final a la segunda excursión de Joreáte por Aragón, esperando ya la próxima.

2excursionjoreate_1

Murero, la capilla sixtina de los trilobites

La pequeña localidad de Murero está situada a unos nueve kilómetros de Daroca. Su casco urbano se asienta en la fértil vega del río Jiloca. Su edificio más importante es la iglesia de Santa María la Mayor de la que despunta una torre de reminiscencias mudéjares, cuya parte alta de ladrillo se corona con almenas. A escasa distancia está el funcional edificio del ayuntamiento, en el cual llama la atención el escudo de la localidad. Fue aprobado por el Gobierno de Aragón en 1998 y en él destaca un trilobite dorado flanqueado de dos escudetes con el señal Real de Aragón bajo una corona real.

escudomureroEnseguida surgen las preguntas sobre la elección de un escudo en cuya parte central figura un fósil. La explicación a este curioso hecho se debe a que Murero se ha convertido con derecho propio en la capilla sixtina de los trilobites, una calificación que puede parecer algo exagerada, pero que resume de una manera sencilla la importancia a nivel mundial que tiene el yacimiento de las ramblas de Valdemiedes y Valdenegro situado en su término municipal.
En el año 1862 la visita del prestigioso geólogo francés Philippe-Edouard Poulletier de Verneuil cambió el devenir de esta pequeña localidad. En uno de sus viajes por Europa, norte de África, Rusia y Estados Unidos pasó por Murero y descubrió diversas especies de trilobites. En esta época se pensaba que eran los animales más primitivos, y por ello se denominaba la “fauna primordial”. Entre 1849 y 1867 realizó una uzena* de viajes a la Península Ibérica, recogiendo numerosos datos que le sirvieron para realizar 32 publicaciones sobre la geología de España. En el año 1961 se publican dos monografías detalladas basadas en los fósiles hallados en el yacimiento. Una sobre la estratigrafía a cargo de Franz Lotze, y otra de Klaus Sdzuy sobre los trilobites. Desde el año 1976 investigadores de la Universidad de Zaragoza trabajan en Murero. En 1997 los yacimientos fueron declarados Bien de Interés Cultural, siendo la primera localidad española en recibir esta distinción con restos exclusivamente paleontológicos (incluso antes que Atapuerca). Posteriormente fue declarado Punto de Interés Geológico de rango internacional en 2008.

*Uzena: Docena.

trilobites3

La importancia de Murero radica en la posesión de una capa de sedimentos de doscientos metros de espesor que formaba parte de la plataforma marina. A medida que morían animales y algas, sus cuerpos y los restos generados en vida, quedaban atrapados en los sedimentos que se fueron acumulando sucesivamente a lo largo de unos 10 millones de años, desde hace 515 a 505 millones de años de manera aproximada. Y ello lo convierte en uno de los yacimientos a nivel mundial con una secuencia de estratos y fósiles más continua en torno a la transición del Cámbrico Inferior al Cámbrico Medio. El Cámbrico se inició hace 542 millones de años y terminó hace 488 millones de años. Representa el inicio de un nuevo Eón en la Historia de la Tierra, en el que actualmente nos encontramos: el Eón de la vida animal o Fanerozoico. En él tuvo lugar un hito geológico único, conocido como la radiación o explosión cámbrica de la vida. En unos pocos millones de años, los mares se pueblan de innumerables formas de animales antes escasas, dando lugar a la aparición de los ecosistemas modernos tal y como los conocemos hoy. En el Cámbrico además se produce un proceso de esqueletización generalizado que permitirá a los animales que consigan un mayor aislamiento del entorno con la aparición de conchas y caparazones.

trilobites5

Uno de los hechos más conocidos de la radiación del Cámbrico fue la aparición de los trilobites, artrópodos primitivos caracterizados por presentar un caparazón o exoesqueleto de quitina, que recubre la región dorsal y parcialmente la ventral. En él se observa un cuerpo dividido en cefalón, tórax y pigidio. También dividido en sentido lateral en tres lóbulos, de donde procede su nombre: una central abombada y dos laterales de menor relieve. Los trilobites mudaban varias veces su exoesqueleto a lo largo de la vida dando lugar a varios fósiles por individuo. Estaban compuestos por placas articuladas lo que les permitía enrollarse sobre sí mismos para protegerse de los depredadores. La mayoría serían organismos marinos que se podrían desplazar sobre el fondo caminando, excavando y en ocasiones enterrándose. Su alimentación debió ser fundamentalmente microbiana, ingiriendo sedimentos ricos en materia orgánica, aunque no se descarta que algunos se alimentaran de algas.  A lo largo de sus más de trescientos millones de años de existencia colonizaron casi todos los nichos marinos, gracias a la gran variedad de formas y tamaños. Algunas especies llegaron a alcanzar los noventa centímetros de longitud. Hasta la fecha se han descrito dos mil géneros de trilobites en todo el mundo.

esquematrilobite

En el yacimiento de Murero son muy frecuentes los trilobites, los braquiópodos de concha fosfática y de concha caliza, los anélidos, moluscos hiolitos, algas filamentosas, equinodermos, esponjas, gusanos aterciopelados y pistas fósiles. El gran número y buen estado de los trilobites encontrados, con unas ochenta especies, han convertido a éste fósil en el emblema de la población. Gracias a la fosilización del caparazón, así como de algunos tejidos se puede hacer uno la idea de cómo era este animal. La conservación paleontológica es excepcional gracias al reemplazamiento de los tejidos orgánicos por arcillas. Los fósiles de cuerpo blando sólo aparecen en yacimientos muy excepcionales de otras partes del mundo.

trilobites4

La importancia de Murero para la investigación está siendo muy importante gracias a la abundancia y buena preservación de los fósiles. En el año 2003 se demostró el dimorfismo sexual en trilobites, es decir, que cada especie tenía una morfología distinta para el macho y la hembra. Una veintena de las especies halladas han sido descritas originariamente aquí y luego encontradas en yacimientos de otros países. Aunque también hay especies endémicas de trilobites que vivieron exclusivamente en esta localidad zaragozana. En la historia de las investigaciones paleontológicas cuatro taxones o grupos de organismos han recibido su nombre científico en homenaje a Murero. Acadoparadoxides mureroensis (especie de trilobites), Sericichnus mureroensis (icnoespecie, o pista producida por un gusano), Crumillospongia mureroensis (especie de esponja de mar) y Mureropodia apae (género de lobópodo).

trilobites1

En el año 1993 se definió el efecto Valdemiedes, ocurrido hace 515 millones. En ese momento se produce en Murero la desaparición de la mayoría de las especies de las principales familias de trilobites. También una miniaturización de los grupos de invertebrados con esqueleto. Aquellos que no se amortan* recuperarán su tamaño normal en la parte final del evento. El modelo de extinción fue escalonado y selectivo pues no afecta a algunos grupos paleontológicos como los braquiópodos.

*Amortar: Extinguir.  trilobites6

La Muela, la caída del Imperio del Aire

Ya queda lejos aquella noticia que se remonta a mayo de 1987 sobre la instalación del Parque Eólico de La Muela. Fue inaugurado por el entonces presidente aragonés Santiago Marraco. En sus declaraciones ya adelantaba que esto no era un hecho aislado. Y sin duda alguna no se equivocaba ya que casi veinte años después los proyectos y los avances en materia de energías alternativas se han multiplicado, como así se demuestra en esta localidad zaragozana. Se trataba por aquel entonces del parque eólico más importante de los instalados en España. Su ubicación a unos 30 kilómetros de Zaragoza, en el alto de La Muela, un lugar azotado por los vientos. Constaba de 12 aerogeneradores arringlerados* y dispuestos de manera perpendicular a las dos direcciones de viento predominantes. Su producción energética prevista era de 800.000 kilovatios por hora al año, lo cual podría suministrar energía a 150 familias. Esta infraestructura fue llevada a cabo con la cooperación del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), la Consejería de Industria e Energía del Gobierno de Aragón, y ENDESA. La inversión rondó los 110 millones de pesetas, aportando un 40% ENDESA, otro tanto el IDAE y el resto el Ministerio de Industria y el Gobierno de Aragón. Aquella docena de sofisticados aerogeneradores estaban instalados sobre una torre tubular de 12 metros de altura y provistos de tres palas de cinco metros de longitud fabricadas en fibra de vidrio. Al girar las palas barrían una superficie aproximada de 80 metros cuadrados. Su funcionamiento era automático, orientándose de cara al viento de manera individual. Estaban dotados además de dispositivos de seguridad para garantizar su parada en caso de vibraciones excesivas, recalentamiento de los generadores o velocidad de giro excesiva.

*Arringlerado: Alineado.

molinoscampos_lamuela

Según datos del Global Wind Energy Council (GWEC) en diciembre de 2014 la energía eólica instalada en el mundo era de 369.553 MW siendo China, Estados Unidos, Alemania y España los primeros productores mundiales. España tenía instalados 22.986 MW. Para la misma fecha según datos de Instituto Aragonés de Estadística, Aragón contaba con 1.877 MW instalados, situando a Aragón en el quinto puesto nacional detrás de Castilla y León, Castilla La Mancha, Andalucía y Galicia, significando el 8,23%. En la Muela hay una potencia instalada total de 226,48 MW, lo cual significa un 12% de la potencia instalada en Aragón, y el 1% de la instalada en España, una cifra muy importante para una sola localidad.

molino_lamuela

En la actualidad en el término municipal de La Muela hay doce parques eólicos (uno de ellos compartido con María de Huerva). Ello sin contar el más antiguo ya desmantelado que fue puesto en marcha en 1986 con el nombre de La Muela y que contaba con una potencia instalada global de 545 kw. Los actuales molinos de viento fueron colocados entre 1994 a 2004. Mucho han evolucionado los aerogeneradores desde los primeros instalados. Éstos contaban con 12 metros de altura (el equivalente a un edificio de 5 plantas), siendo 10 metros el diámetro de sus palas. La potencia de cada uno de ellos era de 30 kw. Los parques eólicos fueron modernizándose con aparatos más grandes y de mayor potencia. En el año 2002 se instalaron los más numerosos. Son 132 molinos integrados en los parques de Plana de Jarreta y la Carrancha. Su altura es de 45 metros (como un edificio de 18 plantas), siendo 48 metros el diámetro de sus palas. La potencia de cada uno es de 750 kw. Finalmente en 2002 y 2004 se colocaron los aerogeneradores más grandes. Se trata de dos aparatos cuya altura es de 67 metros (como un edificio de 25 plantas), siendo 80 metros de diámetro de sus palas. La potencia de cada uno de ellos es de 2.000 kw. En la actualidad en La Muela hay 341 molinos y es el término municipal que aglutina más potencia eólica instalada de España.

molinosmoncayo_lamuela

Haciendo un análisis de la producción energética del año 2014 en Aragón podemos extraer una conclusión muy satisfactoria desde el punto medioambiental. Nuestra comunidad produce mucha más energía de la que consume (16.534 GWh frente a los 9.854 GWh). Y si destinásemos para nuestro consumo la producción de energías renovables (eólica, hidráulica, solar fotovoltaica y térmica renovable) cubriríamos casi el 90% de nuestras necesidades. En el caso global de España este porcentaje es muy inferior y se reduce al 41%. Este excedente energético de Aragón se logra con la quema de carbón y de gas fundamentalmente para cubrir las carencias de otras comunidades limítrofes como por ejemplo Cataluña y la Comunidad Valenciana. Un trasvase energético del que no se suele hablar y que ocasiona unos costes medioambientales muy altos con la generación de CO2 en nuestra tierra para beneficio de nuestros vecinos.

molinos_lamuela

El pueblo de La Muela ronda en la actualidad los 5.000 habitantes. Cuando se instalaron los primeros molinos tenía un censo de 800 vecinos. El espectacular ascenso demográfico se debió a la energía eólica, el desarrollo urbanístico y a la construcción de un gran polígono industrial. En este pueblo todo se hacía a lo grande. Nadie podía explicar cómo se pudo levantar una plaza de toros cubierta (2 millones de euros) inaugurada por Julio Iglesias y donde se exhibieron los mejores carteles del momento; tres museos, el de la Vida, el del Aceite y el único museo del Viento del mundo, así como el parque de aves Aviapark; un gran auditorio (3,2 millones de euros) y un centro deportivo con dos piscinas climatizadas (19 millones de euros) y con capacidad para una localidad cinco veces más grande; y además de todo ello un colegio, una guardería, depuradora, potabilizadora… A ello se añadían las ventajas económicas directas para sus vecinos como libros de texto y el material escolar gratuitos, becas anuales gratis para estudiantes de carrera, convenios con la Clínica Universitaria de Navarra para revisiones gratuitas de prevención del cáncer de pulmón, próstata y mama, subvención de viajes de lujo para viajes a Méjico, Canadá, Finlandia o la República Dominicana y para los ancianos viajes a Benidorm y subvención para ingresar en la residencia municipal. Ello lo convirtió en uno de los pueblos más ricos del país, con una lista de 150 funcionarios municipales, donde la tasa de paro llegó a descender hasta menos de 2% de la población activa.

auditorio_lamuela

El Imperio del Aire fue gestado por María Victoria Pinilla que se mantuvo como alcaldesa seis legislaturas seguidas, durante 24 años. En las elecciones del 2007 obtuvo siete de los once escaños que forman la corporación. En 2009 fue detenida pero no dimitió. Salió de prisión y quedó en libertad provisional a la espera de juicio y siguió como alcaldesa hasta el final de la legislatura, siendo relegada en las elecciones del 2011. A lo largo de su extenso mandato se dedicó a sembrar molinos de viento por los cuales las arcas municipales ingresaban 2.000 euros anuales por cada uno de ellos. Esos beneficios los utilizó para practicar un urbanismo salvaje y malvender gran parte del suelo de la localidad. A cambio se quedaba presuntamente con suculentas comisiones. La joya del Ayuntamiento de La Muela es el Polígono Centrovía, donde se proyectaba acoger a más de 500 empresas y dar trabajo a casi 10.000 personas. Pero no sólo de aire y suelo industrial vivió La Muela. También de la construcción de viviendas. Miles en los últimos años. Uno de los proyectos estrella, Ciudad Zaragoza Golf, preveía la construcción de viviendas para 30.000 personas y la construcción de un centro comercial. Mientras eso sucedía prosperaba la presunta corrupción con la que la entonces alcaldesa y su familia se habrían hecho con una fortuna valorada en unos 18 millones de euros. Entre sus propiedades decenas de olivares y tres casas en su pueblo, una mansión de un millón de euros en una lujosísima urbanización de la República Dominicana, un chalé en Sotogrande (Cádiz) y pisos en Madrid.

casas_lamuela

La fiesta se acabó el 18 de marzo de 2009 cuando fue detenida María Victoria Pinilla junto a otras 17 personas. Entre los arrestados estaban su marido y su hijo, el secretario del Ayuntamiento, el arquitecto municipal y varios empresarios de Zaragoza, Madrid y San Sebastián. Entre estos últimos, directivos de Aranade, la empresa que realizó la mayor parte de las infraestructuras de este pueblo. El juez les relacionaba con delitos de corrupción urbanística, blanqueo de capitales, cohecho y tráfico de influencias. Su sucesora en el cargo, Marisol Aured, heredó 25 millones en deudas lo que obligó a cerrar inmuebles porque costaba más mantenerlos que no utilizarlos, a subir los servicios municipales y a la desaparición de ayudas públicas. La macrocausa abierta, conocida Operación Molinos, está todavía pendiente de juicio. En su momento en el banquillo se sentarán la ex alcaldesa y los otros 40 imputados para los que la Fiscalía pide penas que suman 263 años de cárcel. El Ministerio Público considera que entre todos ellos cometieron 142 delitos. El Ayuntamiento de La Muela es parte de la acusación y reclama multas que suman en total unos 65 millones de euros.

museoviento_lamuela

A pesar de la caída del Imperio del Aire, el viento no cesa y los molinos siguen produciendo electricidad. Una energía limpia necesaria para escusar* la destrucción de nuestro planeta. Una energía que lleva aportando riqueza a esta población zaragozana desde hace más de dos décadas. Ahora sólo queda administrarla bien, y no lucrarse con ella como hizo una alcaldesa que ha llevado a la ruina un pueblo con un futuro prometedor.

*Escusar: Evitar.

molinoprimerplano_lamuela

Tras los pasos de San Úrbez

La devoción a San Úrbez en el Altoaragón desde su paso por estas tierras en el siglo VIII se ha mantenido hasta nuestros días. Numerosas son las ermitas y advocaciones religiosas de este santo de origen francés. En la actualidad también hay un resurgimiento en torno a su figura retomando el itinerario vital de su vida en la provincia. A finales de año 2013 se publicó el libro “El Camino de San Úrbez” gracias al trabajo de Óscar Ballarín y Arturo González. En él se realiza una descripción detallada de los senderos que unen los lugares donde dejó su huella este santo de origen francés, y que aparecen también ligados a las peregrinaciones, en especial a los romeros de Albella. La ruta urbeciana enlaza el Cañón de Añisclo con Huesca capital y cuenta con un recorrido de casi 150 kilómetros. Sin duda este gran sendero bien merece que fuera señalizado y potenciado. No sólo como una opción senderista más en Aragón, sino como un rescate de la memoria etnológica de la devoción a un santo, uno de los de mayor tradición montañesa durante siglos.

Óscar y Arturo han completado su trabajo durante años siguiendo la racada* del santo ermitaño editando otro libro, “A pies descalzos”. A través de sus páginas ofrecen el resultado de la investigación en torno a la vida de San Úrbez y de su devoción. Una árdua tarea en la que también ha colaborado mucha gente. Pero con la publicación de los dos libros el trabajo no se detiene ya que la pretensión es poner en valor la vida de San Úrbez a través de la creación del itinerario propuesto. Y para ello también tienen un portal en internet http://www.apiesdescalzos.es  Casi todo el trabajo ya está hecho, ahora sólo queda que la administración recoja el guante y comience con la labor que le corresponde.

*Racada. Estela, huella.

San Urbicio, conocido en Aragón como San Úrbez, nació en Burdeos a principios del siglo VIII. Su madre influyó determinantemente en la educación cristiana de su hijo. Cuando tenía quince años una guerra entre los aquitanos y los gallegos del Sil arrebata la libertad a la familia, y obliga a ser trasladados a la madre y el hijo a la fuerza a Galicia. En este periodo y con el avance de los musulmanes esta zona es conquistada, y San Úrbez y su madre pasar a ser propiedad del cabecilla moro. Su madre consiguió la libertad y volvió a Burdeos, pero el hijo no tuvo la misma suerte y siguió prisionero.

altarsanurbez
Tras numerosos ruegos consiguió la libertad. De camino a su tierra pasó por Complutum, la actual Alcalá de Henares. Desde niño su madre le había inculcado la fe en los santos Justo y Pastor. Entre los siglos III y IV fueron martirizados y muertos dos niños en esta localidad. Allí reposaban sus reliquias, las cuales se llevó San Úrbez, con el fin de protegerlas de los musulmanes que ocupaban estas tierras. A los treinta años de edad al fin vuelve a su casa, después de media vida prisionero. Estuvo muy poco con su familia, ya que decidió marchar hacia Aragón. Atravesó los Pirineos y su primera toma de contacto fue con los habitantes del pequeño pueblo de Sercué, situado en la ribera del río Bellós. Allí resistían los cristianos los envites de los musulmanes en plena ocupación de la Península Ibérica. Se ofreció a trabajar de pastor, y rápidamente comenzaron a dar que hablar sus hechos milagrosos en el ejercicio de su labor. Sin embargo ello no le gustaba, y lo que buscaba era la soledad con el fin del acercamiento a Dios. Por ello se trasladó a la población cercana de Vió donde continuó con su trabajo de pastor para otra casa del lugar. En esta época frecuentó una cueva situada en la entrada el Cañón de Añisclo conocida según la tradición como la Cueva de Sastral. Posteriormente en este lugar se construyó la ermita de San Úrbez, la cual ha llegado hasta nuestros días.

cuevasastral

Su fama de santidad, acrecentada por sus milagros le obligaron a abandonar esta zona y desplazarse hacia el sur. Llegó a Albella, en la ribera del río Fiscal, donde comenzó a trabajar para una de las casas más importantes de esta localidad. En su estancia de nuevo fueron numerosos los milagros que llevó a cabo con el reconocimiento por parte de los habitantes de la zona de su santidad. En esta época construyó una ermita donde acudía a rezar. De ella no se conservan restos, pero posteriormente fue levantada otra por los vecinos de la zona, lugar de devoción al santo desde entonces hasta la actualidad. Tras otros quince años de pastor por tierras aragonesas, y acosado por su fama, decide de nuevo trasladarse.

ermitaurbezalbella
Sigue su andadura hacia el sur y tras atravesar la sierra de Gabardón se adentra en la Guarguera. En la zona central del valle encuentra cobijo una cueva cercana al río conocida como Cueva de Salillas. Allí pudo ejercer con tranquilidad la vida eremítica que había elegido. Subsistía de una manera precaria tanto de lo que plantaba como de alguna oveja que tuvo, pero dejando el oficio de pastor. A pesar de su reclusión seguía recibiendo visitas de sus fieles.

ermitaurbezceresola
Cinco años después se trasladó al monasterio de San Martín de la Val d´Onsera. Emplazado en el corazón de la Sierra de Guara, su ubicación en el fondo de un barranco de paredes vertiginosas lo convierte en un lugar de lo más recóndito. Cuándo llegó San Úrbez lo habitaba una comunidad de monjes al cargo del abad Martín. Vivió como monje, aunque posiblemente realizara también retiros espirituales.

sanmartinvaldonsera
Tras la ordenación como mosén* es enviado al valle de Nocito para fortalecer la fe cristiana en esta zona menguada de población cristiana. Se establece en una cueva situado en el monte Ayrial. Estaba situada bajo la peña O Santo, donde hace unas décadas los devotos de San Úrbez colocaron una cruz. Durante el final de su vida combinó su condición de ermitaño con el servicio religioso a los fieles de la zona. Para ello construyó una ermita en advocación a la Virgen María, situada junto al actual santuario de San Úrbez. Allí daba misa y éste fue el lugar elegido para custodiar y venerar los restos de los Santos Justo y Pastor, que llevó encima durante toda su vida desde que los tomó de Alcalá de Henares.

*Mosén: Cura, sacerdote. 

peñaosanto

Cuando ya contaba con ochenta años tuvo que trasladarse al entorno de la ermita ya que sus condiciones físicas no le permitían seguir viviendo en la cueva. Falleció con unos cien años, el 15 de diciembre de año 802. Su cuerpo incorrupto fue depositado junto con los restos de los santos que veneró durante toda su vida. En el año 1701 fueron trasladados al santuario. Finalmente durante la guerra civil fueron profanados y quemados.

santuariosanurbez